jueves, 15 de julio de 2010

Re-thinking party (III): Modelos físico-matemáticos del Internet social

Atrevida, arriesgada y con sabor científico fue la ponencia de Ana María Llopis en la thinking party.

La fundadora de ideas4all, regala a la audiencia con una larga serie de teorías científicas, matemáticas y físicas, que la ponente insinúa, o afirma, son aplicables a la web y a nuestra interacción social a través de la misma.

Ana María Llopis encuentra paralelismos y metáforas, quizá explicaciones y teorías, para el comportamiento de la web. Recorre desde el concepto de fractal al del agujero negro, desde la entropía y la segunda ley de la termodinámica a la gravitación universal, desde el big bang a la teoría especial de la relatividad.

Pero, ¿cuánto hay de teoría y cuánto de metáfora? ¿Cuánto de hipótesis y cuánto de convencimiento?

En rigor, hoy día no podemos afirmar, hasta donde se me alcanza, que haya pruebas de que todas estas, no creo que siquiera una sola de estas teorías y modelos físicos y matemáticos, sean aplicables a la web, a las redes sociales o a Internet.

Sí creo que existen modelos matemáticos tras el comportamiento social, sí que se intuyen leyes y regularidades, y creo que es perfectamente concebible que algunas de las leyes que puedan gobernar el comportamiento social en la nube, comparta fundamentos, patrones, puede que hasta fórmulas, con los hallazgos de otras disciplinas.

En la base de muchas leyes físicas se encuentran fenómenos de naturaleza estadística. Una excelente fuente para comprender esto es el libro '¿Qué es la vida?' del premio Nóbel de física, Erwin Schrödinger .

Y pienso que, probablemente, la explicación de la interacción social en la web, venga de la mano de leyes de base estadística. Y si el punto de partida es similar, es posible que haya coincidencias, patrones o paralelismos entre las leyes que se encuentren, entre teoremas y corolarios.

No creo que sean realmente rigurosas las sugerencias de Ana María Llopis si las tomamos en su literalidad, si las interpretamos como afirmación, como teoría.

Creo que su valor es el de la metáfora y el 'brainstorming', la sugerencia y el atrevimiento, el animar a buscar esas leyes matemáticas que rigen el nuevo mundo 2.0, el nuevo universo digital.

Muchas teorías y hallazgos empiezan por una iluminación, una visión por comprobar. Ese tipo de desafío es el que cabe esperar de una 'thinking party'. Y la pasión y originalidad del estímulo, bien entendido su alcance, son de agradecer.

Otros artículos en este blog relacionados