lunes, 26 de julio de 2010

Las razones del pirata

Rios de tinta, de tinta digital principalmente, han corrido a propósito de la piratería en Internet. No es un tema que me guste especialmente, aunque lo reconozco como de capital importancia.

Sin embargo, sin tomar una verdadera posición, pero al hilo de la lectura de 'Gratis' de Chris Anderson al que me estoy refiriendo con mucha frecuencia en los últimos artículos, quería hacer constar dos comentarios que hace este autor acerca de la piratería.

El primero es de orden psicológico, y pretende explicar la forma de pensar de aquel que se descarga contenidos teóricamente protegidos. Razona que 'los piratas' ven estos actos como un "delito sin víctimas" ya que, al contrario de lo que sucede en la 'economía de los átomos', en la 'economía de los bits', en la economía digital en que se comercia con información digitalizada, no arrebatan ni sustituyen el bien a su propietario, sólamente reproducen ese bien. En ese sentido, parece que 'los piratas' considerarían las descargas o copias ilegales como un 'delito menor'.

Mi sensación es que la cosa va más allá y que, con razón o sin ella (que éste es un debate muy complejo y apasionado), 'los piratas' creo que, mayoritariamente, no sienten siquiera que estén cometiendo ningún tipo de delito o falta. Probablemente, tanto la relativa intangibilidad de los bienes pirateados, como el hecho de que los costes marginales de reproducción sean casi nulos, refuerzan esa imagen de no estar arrebatando nada.

Y esta sensación, real o falsa, de inocencia, creo que es crucial para explicar la amplísima difusión del fenómeno de la piratería.

El otro razonamiento tiene que ver más con el negocio y los modelos de negocio. Chris Anderson considera a la piratería como un caso especial de modelo de lo gratis. En concreto afirma que:

"La piratería es una forma impuesta de lo Gratis".

Muchas veces se ha dicho que los precios no se fijan por los costes sino que los fija el mercado. Pues bien, si eso es así, estamos ante una situación en que la empresa o el creador no pretendían ofrecer gratuitamente sus productos, sino imponer un cierto precio pero la piratería actúa como una fuerza más de mercado forzando un precio... un precio que, en este caso, resulta ser cero.

Sea todo esto cierto o no, se compartan o no las razones del 'pirata', lo cierto es que no parece realista pensar que el fenómeno de la piratería pueda ser erradicado. Hay demasiados incentivos psicológicos, económicos y hasta ideológicos para que continúe y es demasiado difícil técnica y legalmente impedirlo. Por ello, el camino está en encontrar modelos de negocio y modelos culturales compartidos que, de forma realista, permitan la supervivencia de los negocios digitales y la creación artística e intelectual sin impedir el libre tráfico de copias gratuitas.