lunes, 16 de octubre de 2017

Las cinco características de los innovadores


La innovación es una característica cada vez más necesaria en este mundo cambiante y e continua evolución. Existen capacidades, procesos y estrategias corporativas para la innovación pero también características personales que caracterizan a los innovadores y que es preciso identificar y potencias.

En el libro 'El viaje de la innovación', Carlos Domingo, citando un estudio realizado por Jeff Dyers, Hal Gregersen y Clayton Christensen ('El ADN del innovador'') nos propone estas cinco características de los innovadores:

  • Asociativos: capaces de establecer conexiones entre preguntas e ideas, aplicando incluso la fertilización cruzada en que una idea proveniente de otro campo se aplica aquel en que queremos solucionar algo. Un factor que favorece esta característica es la de los equipos diversos y multidisciplinares.

  • Inquisitivos: es decir, se hacen preguntas, cuestionan el porqué de las cosas o qué pasaría si cambiásemos algo.

  • Observadores: fijando su atención sobre comportamientos de clientes, proveedores o socios y el conocimiento profundo que así adquieren lo aplican a la obtención de conclusiones nuevas, diferentes

  • Sociales: se relacionan con gente nueva y con nuevas ideas o formas de ver las cosas

  • Experimentadores: lo que se concreta en probar cosas nuevas y la inquietud por aprender.

Parecen razonables ¿verdad?

Quizá, a pesar de lo fácil que sea entenderlas, no lo sea tanto el asegurar que seleccionamos personas con estas características para nuestras organizaciones o que sabemos cómo desarrollar estas virtudes.

viernes, 13 de octubre de 2017

Una guía de continuidad de negocio a cargo de Michael Biocchi

'A brief guide to business continuity and disaster recovery plans' es justamente lo que su título promete, una explicación concisa, apenas en 43 páginas de lo principales aspectos a considerar en cuanto a continuidad de negocio y planes de recuperación ante desastres. Y la intención, según indica el autor, es la de ser muy claro, muy sencillo.


El contenido se agrupa en seis capítulos:

  • It'l never happen to us: una justificación de la necesidad de los planes de coninuidad de negocio y de recuperación ante desastres.

  • Risks, Threats and Incidents: donde se definen estos tres conceptos, riesgo, amenaza e incidente.

  • Business Continuity Plan: Quizá, el capítulo más largo, donde explica cómo hacer un plan, icnluyendo la evaluación de riesgos e impacto de negocio, aclarando los conceptos de RTP Y RPO y dando pistas sobre el Plan de Continuidad propiamente dicho.

  • Disaster Recovery Plan: comienza contando conceptos como el tiempo de parada ('downtime') o los sitios calientes, frios y templados, para luego centrarse en el plan de recuperación de desastres propiamente dicho.

  • BCP or DRP: Which one do I need?: compara e intenta explicar, con mediano éxito, en qué se parecen y diferencian los planes de continuidad de los de prevención ante desastres y cómo se relacionan entre sí.

  • Addtional notes: añade alguna idea adicional como el concepto de punto único de fallo.

Una breve introducción que ayuda a tener una panorámica de las principales ideas en continuidad de negocio, con una loable aspiración a la simplicidad y a la claridad, aunque ésta última no siempre la consigue.

Michael Biocchi

(Fuente: Traducción y ligera elaboración propia de su perfil en Udemy.) 

Michael Biocchi
El Doctor Michael Biocchi tiene un grado y un doctorado en Ciencias de la Computación y es poseedor de la certificación Certified Information Systems Security Professional (CISSP). Admás, imparte cursos universitarios en una variedad de aspectos de las ciencias de la computación. 

El doctor Biocchi busca expandir el conocimiento y corregir los errores de concepto que las personas tienen acerca de la seguridad y privacidad en Internet. 

Es autor del libro 'A Brief Guide to Business Continuity and Disaster Recovery Plans' que acompaña a un curso Udemy con el mismo título.

Ficha técnica:

AUTOR: Michael Biocchi 
EDITORIAL: Autoeditado
AÑO: 2017
ISBN: N/A
PAGINAS: 43

miércoles, 11 de octubre de 2017

La innovación y las malas ideas


La literatura y los discursos sobre la innovación suelen poner el foco en la parte más creativa, y la más positiva, en el éxito y en aquello que triunfa...

Pero en la innovación real también hay errores, fallos y malas ideas.

Quizá por lo poco que se menciona en libros, charlas y artículos, me ha llamado la atención encontrarme con unos párrafos en el libro 'El viaje de la innovación' de Carlos Domingo dedicados a las malas ideas y, en concreto, a ofrecernos una tipología de malas ideas en el ámbito de la innovación.

Estos son los cuatro tipos de malas ideas que nos identifica:

  • Funcionalidad en lugar de producto: lo que estamos pensando o proponiendo no llega a constituir un producto en sí mismo, sino una extensión, una funcionalidad, de un producto de éxito. Hay un doble peligro en esa opción: por un lado, que el mercado sea un nicho demasiado pequeño (ver cuarta opción) o que, si acaba siendo interesante, el producto dominante, el que ya tiene éxito, incorpore esa funcionalidad y nos deje fuera de mercado.

  • Prescindible: Nuestro producto innovador cae dentro de las cosas que está bien tener ('nice to have') pero que el mercado no está muy dispuesto a pagar por ellas. Mala base para un negocio.

  • Sin diferenciación: el producto es bastante indiferenciado (en el fondo es poco innovador) y por tanto tiene que afrontar normalmente una feroz competencia en precio. Rentabilidad erosionada.

  • Nicho demasiado pequeño: El producto es tan especializado, que el nicho de mercado es demasiado pequeño como para sostener un negocio.

Seguramente, haya otras formas de malas ideas, pero bueno es estar prevenido frente a ellas y disponer de una primera clasificación que nos ayude a reconocerlas antes de que sea demasiado tarde.

lunes, 9 de octubre de 2017

¿Y qué es la innovación?


La innovación es algo así como un mantra de nuestro mundo empresarial actual. Uno de esos términos que se repite y repite, que se busca y casi se adora... 

...y en el fondo no es malo no es malo que así sea, pero como conviene tener los conceptos claros, voy a repasar en este post alguna definición de innovación aprovechando para ello las que aporta Carlos Domingo en su libro 'El viaje de la innovación':

En primer lugar nos aporta la definición 'oficial' de la OCDE. Dice así:

La innovación es un proceso iterativo activado por la percepción de una oportunidad proporcionada por un nuevo mercado y/o avance tecnológico que se puede entregar a través de actividades de definición, diseño, producción, marketing y éxito comercial el invento.

La verdad es que me parece alambicada y poco clara. Y también se la debe parecer al autor porque, en seguida, nos ofrece otra, sin autoría:

crear una oferta viable que es nueva de acuerdo a un contexto y tiempo específico creando valor tanto para el usuario como para el proveedor.

Esta ya es mucho más comprensible y se acerca más a lo que queremos resaltar. Pero muy poco más abajo, Carlos Domingo nos ofrece su definición favorita, ésta debida a Ken Morse y que se expresa, simplemente como:

La innovación en la comercialización con éxito de una invención novel.

Y, en efecto, nos quedamos con ésta, porque es simple, clara y deja perfectamente establecidos los dos elementos que hacen que algo sea innovación: por un lado que estemos creando algo nuevo (producto, servicio, proceso, tecnología o lo que sea) y, por otro lado, que seamos capaces de ponerlo en valor, de obtener éxito comercial.

Ambas cosas son necesarias: novedad y creación de valor.

Fácil de entender ¿verdad?

viernes, 6 de octubre de 2017

Un poquito de continuidad de negocio con Alan Trup

'Business Continuity in a nutshell' es uno de esos libros que el mundo digital ha hecho viables, un libro muy corto que, en realidad, es poco más que un artículo largo pero que viene muy bien para cuando se quiere, como ha sido mi caso, centrar y repasar un tema en muy poco tiempo y con muy bajo coste.

El libro cuenta los aspectos principales a juicio del autor acerca del universo de la continuidad de negocio, la evaluación de riesgos y la elaboración de planes de continuidad y recuperación ante desastres. El contenido se estructura en diez secciones (no me atrevo a llamarlas capítulos dado lo reducido de su extensión):
  • 1. About the author

  • 2. Introduction

  • 3. Why you should be doing Business Continuity

  • 4. Information gathering

  • 5. Risk Assessment

  • 6. Business Impact Analysis

  • 7. Business Continuity Plan (BCP)

  • 8. Training and BC awareness

  • 9. IT Disaster Recovery / IT Service Continuity

  • 10. Exercise / Test

Se trata de un libro bastante completo en cuanto a alcance aunque quizá podía ser un poco más claro en su exposición. Entiéndase, es un libro divulgativo, no es que sea difícil de leer, pero los conceptos de continuidad de negocio son muy formalistas y quizá podían haber sido explicados algo mejor. No obstante, se trata de una opción razonable para un acercamiento de urgencia, nunca definitivo, a la continuidad de negocio.

Alan Trup

(Fuente: Traducción y ligera elaboración propia de su perfil en LinkedIn)

Alan Trup
Actualmente Managing Director de ADT Business Continuity Serices, Alan Trup es un versátil, influyente y confiable consultor/gestor de continuidad de negocio/servicio y recuperación ante desastres, con amplia experiencia en infraestructura tecnológica, y demostradas capacidades analíticas y de resolución de problemas así como en recuperación ante desastres y gestión de crisis para organizaciones de diversos tamaños y sectores.

Buen comunicador y con fuerte experiencia en gestión de equipos así como demostrada capacidad para ayudar a las compañías a la gestión proactiva de los desastres, riesgos y continuidad e negocio.

Es además, miembro certificado del Business Continuity Institute con una amplia experiencia en infraestructuras en entornos UNIX, Mainframe IBM, AS400 y Wintel.

Ficha técnica:

AUTOR: Alan Trup 
EDITORIAL: Autoeditado
AÑO: 2017
ISBN: N/A
PAGINAS: 34

miércoles, 4 de octubre de 2017

¿El eslabón fuerte de la cadena?


Me encuentro estos días leyendo sobre continuidad de negocio, es decir, la gestión de riesgos y amenazas y la preparación de planes para minimizar el impacto en el negocio en caso de que dichas amenazas se conviertan en realidad.

En concreto, ahora mismo me encuentro leyendo 'A manager's guide to ISO 22301' de Tony Drewitt.

Se trata ésta dela continuidad de negocio, de una materia muy metodológica y, en general, se centra en hablar de recursos como sistemas de información, comunicaciones, datos o edificios.

Hay un momento, sin embargo, en que el libro habla de las personas y dice:

the people resource is generally thought to be more resilient than the rest.

Es decir, las personas son la parte más resistente (resiliente en realidad) de todo el sistema, lo que parece poder resistir mejor un desastre.

Parece inspirador y acorde con nuestra percepción. Al fin y al cabo, las personas tienen alta capacidad de adaptación, de improvisación e incluso de sufrimiento. Lo cual parece perfecto ante riesgos y desastres.

Sin embargo, hay un lado menos bonito. En realidad el razonamiento que acompaña esta frase es mucho más práctico, más materialista y nada inspirador. Dice:

because many organizations have a number of people, compared with having one building, or one IT room, or one factory...

Y continúa con la frase que veíamos más arriba. Es decir, lo que ocurre es que hay abundancia de personas frente a recursos escasos como son una fábrica, un edificio o un centro de datos.

¿Nos hemos convertido en un mero número? ¿Es la abundancia de personas lo que las hace realmente resistentes como recursos?

No del todo. No nos desanimemos. Justo a continuación nos dice:

The strategic options for replacing people are, in reality, extremely limited, except in some cases where agency staff could be used.

Descansamos. Las personas no son un recurso fácil de sustituir.

Quizá sea un problema para la continuidad de negocio...pero una dosis de autoestima para nosotros, los profesionales, las personas...

lunes, 2 de octubre de 2017

A tener en cuenta para la implantación de soluciones de Inteligencia Artificial


La inteligencia artificial está de moda.

Tan de moda que a veces es difícil separar la realidad de la ficción, lo disponible de la mera expectativa. Sobre-expuestos a noticias, informes y predicciones, podemos caer fácilmente en la fantasía.

Pero ello no es óbice para que existan soluciones reales, soluciones que ya pueden aportar mucho valor.

Y si estamos pensando en serio en implantar una de esas soluciones reales de Inteligencia Artificial conviene estar advertidos de algunos hechos. He entresacado algunos de ellos del informe 'Reshaping Business With Artificial Intelligence' elaborado por MIT Sloan Management Review en colaboración con el Boston Consulting Group.

Quizá, lo más importante a destacar sea lo referente a datos. No todas, pero muchas de las soluciones de Inteligencia Artificial, aquellas que caen dentro del Machine Learning y especialmente el Deep Learning, aprenden a base de ejemplos, son entrenadas con grandes cantidades de datos antes de que realmente produzcan resultados útiles.

Eso quiere decir que para disponer de una de estas soluciones, antes hay que tener esos datos. Para ello, la institución que quiera implantar una de estas soluciones tiene que disponer previamente de grandes cantidades de datos históricos, para lo cual, aunque en algún caso pueden ser adquiridos, en general suele ser necesario que la institución tenga ya una historia de digitalización y recogida de datos. Si no es así, mejor posponer algo la implantación de la solución de inteligencia artificial. 

Y hablando de datos hay que tener en cuenta que sobre los datos pueden pesar restricciones de carácter legal o regulatorio (por ejemplo, uso de datos personales).

En otro orden de cosas, y en esto las soluciones de Inteligencia Artificial no son muy diferentes de otras, uno de estos sistemas en general no funcionará aislado, sino que deberá integrarse en el mapa de sistemas de la compañía o institución. Estamos hablando de las frecuentes y a la vez temidas interfaces. No se olvide este aspecto para la presupuestación y planificación  de un proyecto de implantación.

Seguro que hay muchos más aspectos relevantes, pero al menos éstos no deben olvidarse.

Y es que, en Inteligencia Artificial, al igual que en la implantación de cualquier solución tecnológica, y a despecho de fantasías y propagandas, es muy necesario el conocimiento, el pragmatismo, el análisis y el sentido común.