sábado, 31 de julio de 2010

La gratuidad y el sentido común

Es un placer cuando se combinan la brillantez y la sensatez.

Hacia el final de su libro 'Gratis', Chris Anderson quien, a estas alturas, ya nos ha explicado que vivimos en una economía de la abundancia, que los precios se establecen en base a unos costes marginales que en el caso de los bienes digitales se aproximan a cero, que ya nos ha hablado de la economía del regalo, de los mercados no monetarios como son el de la atención y el de la reputación, que nos ha explicado las motivaciones para la colaboración gratuita en Wikipedia o en las comunidades de software libre, que nos ha valorado económicamente el mercado de lo gratuito, que ha apostado por la viabilidad de los modelos de negocio basados en la gratuidad, y hasta nos los ha explicado...ese mismo Chris Anderson, casi cierra su libro con una frase que es una llamada de atención para incautos, y un toque de sentido común y sensatez:

"Lo Gratis puede ser el mejor precio, pero no puede ser el único".

En efecto, cuando nos ha explicado los modelos de negocio basados en la gratuidad, hemos visto que, en todos ellos, aparece de una forma u otra el pago en la ecuación, bien por terceros en forma de publicidad, bien en versiones avanzadas de un producto o servicio, bien a través de un tercer producto...

Lo que cambian son los modelos y el hecho de que una parte de los productos o servicios sean gratuitos...pero al final el dinero tiene que aparecer por algún lado porque, en caso contrario, simplemente no hablaríamos de negocio y no sería sostenible.

Pudiera parecer ocioso el hacer esta observación...pero creo que a veces es bueno explicitar el sentido común.