martes, 27 de julio de 2010

El precio de las ideas

¿Cuánto vale una idea? Seguro que si pensamos en nuestras propias ideas, en nuestros razonamientos, en nuestras invenciones, tendremos la sensación de que son algo muy valioso.

Y, en cierto sentido, creo que es así, que nuestro pensamiento, nuestro intelecto, nuestras ideas, nuestras producciones artísticas, científicas o técnicas, son lo mejor de nosotros.

Bien, pero ¿qué dice el mercado al respecto? ¿En cuanto valora las ideas?

Según razona Chris Anderson en 'Gratis', no parece que las ideas, en este mundo de Internet y Web 2.0, tengan un alto valor de mercado.

¿Por qué?

Por dos motivos. En primer lugar, ahora que todos nos podemos comunicar con todos, ahora que la expresión y difusión de ideas se ha hecho fácil y sencilla para todo aquel que desee hacerlo, las ideas han dejado de ser un bien escaso para pasar a ser un bien abundante. Y es una regla de la economía que lo abundante ve rebajado su precio pudiendo llegar, incluso, a la gratuidad.

Por otro lado, el coste marginal de transmitir las ideas, en este mundo digital, es prácticamente nulo. Y esto apunta, igualmente a un precio nulo, a la gratuidad.

Así lo expresa Anderson:

"...las ideas son el último producto abundante que se propaga a coste marginal cero".

Así que ya lo sabemos: el precio por nuestras ideas es cero.

¿Triste?

Puede parecerlo en un primer vistazo, pero más adelante podremos ver que la cosa no es tan grave, que las ideas, como cualquier otro producto gratuito, tiene su forma indirecta de ser valorados y que reporten a quien sepa cómo hacerlo, la compensación que merece.

Por ahora, sigamos pensando y generando ideas...