domingo, 25 de julio de 2010

Modelos de negocio reversibles o el precio negativo

Explica Chris Anderson en su libro 'Gratis', el significado e importancia del precio negativo o, si se prefiere, de lo que Derek Sivers bautizó como modelos de negocio reversibles (reversible business models).

Se trata del caso en que se invierte el flujo esperado de dinero, y el pagador es el que normalmente cobraría, y el cobrador el que en otro caso pagaría.

Chris Anderson lo ejemplifica haciendo uso de un clásico de la literatura, Tom Sawyer, y el célebre episodio de la valla.

En esta aventura, Tom Sawyer es castigado, por una de sus múltiples travesuras, a pintar de blanco una valla. Tom, evidentemente, no desea hacerlo...e idea una estratagema.

Cuando ve pasar a algún otro niño, se pone a pintar la valla, cantando, silbando, haciendo ver que se lo está 'pasando bomba'. Los niños se detienen, le observan con envidia y le piden que les deje pintar también a ellos.

Al final, Tom acaba hasta cobrando entrada. Un montón de niños felices pintan la valla, Tom no tiene que esforzarse y, además, se lucra con ello.

Probablemente Mark Twain no era consciente de ello, pero acababa de inmortalizar el precio negativo y los modelos de negocio reversibles.

Como se ve, los modelos de negocio reversibles vienen ya de antiguo. Derek Sivers nos pone algunos ejemplos: clubes de música de Los Angeles que cobran alos grupos por tocar en ellos recibiendo como compensación el público que el club les ofrece, médicos de China que cobran cuando los pacientes están sanos y no cuando se encuentran enfermos o FreeConferenceCall.com, que cobra a los operadores de telecomunciaciones en lugar de a los clientes.

La estrategia y la inteligencia en los negocios siempre es, siempre ha sido, muy importante, pero ahora que la revolución digital trae consigo tanta incertidumbre en cuanto a modelos de negocio, ahora que lo gratuito compite abiertamente con el pago tradicional, es importante, más que nunca, tener los ojos muy abiertos y ser más inteligente que nunca planteando modelos de negocio que sean viables y sostenibles.