miércoles, 28 de julio de 2010

Encauzando los excedentes cognitivos

Comenta Chris Anderson cómo, en el mundo civilizado actual, en que las capas inferiores de la Pirámide de Maslow tienden a estar satisfechas, y donde eso sucede sin necesidad de trabajar de sol a sol, se producen dos efectos de amplio interés para entender el mundo 2.0, de la colaboración y el altruismo.

Por una parte, al liberarse el ser humano de la necesidad de ese trabajo incansable para satisfacer las necesidades básicas, se producen tiempos de ocio y la capacidad de dedicar la mente a otras tareas menos rutinarias o inmediatas. Eso serían los excedentes cognitivos, ciclos sin utilizar de la CPU que es nuestro cerebro.

Por otro lado, y al encontrarse satisfechas las capas inferiores de la pirámide, las relacionadas con las necesidades fisiológicas o de seguridad, ganan protagonismo las necesidades de afiliación, estima y, sobre todo, autorrealización.

El mundo de la Web 2.0 y las redes sociales, ofrece un excelente vehículo para encauzar los excedentes cognitivos hacia labores que, además, producen esa grata sensación de autorrealización.

Esto podría explicar muy bien el porqué del auge de blogs o el éxito de la Wikipedia