lunes, 9 de agosto de 2010

Principios de economía freaky

Aunque quizá un poco a destiempo, aunque quizá sea ya casi una especie de clásico más que un libro actual, acometo ahora la lectura de 'Freakonomics', de Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner.

Intuyo que me dará mucho para comentar pero, de momento, y nada más empezar, expone tres principios que creo conformarán el modo de pensar de lo que sigue:

  • Los incentivos constituyen la piedra angular de la vida moderna y comprenderlos es la base para resolver prácicamente cualquier misterio.
  • La sabiduría convencional a menudo se equivoca. A menudo se halla mal fundamentada y resulta endemoniadamente difícil de comprender, pero puede lograrse.
  • Los efectos drásticos frecuentemente tienen causas lejanas e incluso sutiles. La respuesta a un enigma determinado no siempre se encuentra delante de nosotros.
El primer principio, quizá el más económico de los tres, creo que va a ser, a su vez, el más jugoso, el más fructífero. Entender los incentivos de las personas para sus actuaciones es fundamental para entender sus comportamientos de todo tipo pero especialmente, si de economía hablamos, en cuanto a consumidores.

De los errores de la sabiduría convencional, publicaré próximamente un artículo que lo ilustra y en el que los autores han puesto en palabras algo a lo que yo llevaba dando vueltas desde hace años y nunca había expresado. De momento le voy a dar título: la falacia de la correlación.

El último principio, quizá, en el momento actual, diría que el más discutible o menos claro de los tres, es una suerte de efecto mariposa aplicado a la economía.

Como se puede observar, no son principios exclusivamente de economía, sino más bien una disciplina de pensamiento aunque los autores, por su trayectoria e intereses, la apliquen al mundo de la economía.

Igualmente, tampoco son principios expecialmente 'freakys', sino que exhiben bastante sentido común.

Creo que habrá mucho que reflexionar y comentar en torno a estos principios.