miércoles, 16 de diciembre de 2015

Trabajos satisfactorios, trabajos con significado



Esa es la receta, al menos así nos lo explica Malcom Gladwell en su libro 'Outliers', para que un trabajo sea satisfactorio: que tenga significado para el individuo.

Es la forma de conseguir la realización y la motivación.

En la misma fuente encontramos las tres características que convierten un trabajo en significativo.

Son estas:
  • autonomía
  • complejidad
  • conexión entre el esfuerzo y la recompensa
No parece difícil estar de acuerdo ¿verdad?

Al menos, personalmente, creo poderlo suscribir. Autonomía, para poder expresar los propios pensamientos, ideas y capacidades. Complejidad como forma de superación, realización y satisfacción. Y conexión entre el esfuerzo realizado, el mérito aplicado, y la recompensa recibida. Una cierta sensación de justicia, de que nuestros esfuerzos se verán premiados, de depender de nosotros mismos para mejorar.

Ya sabemos la receta.

Ahora sólo tenemos que encontrar el trabajo que se adecue a esas características... o, mejor, convertir nuestro trabajo actual en ese tipo de trabajo, en un trabajo con significado.