martes, 15 de diciembre de 2015

10.000 horas



Esa es la llave del éxito.

10.000 horas.

No, el éxito no se basa sólo en el talento, puede que ni siquiera de forma fundamental. El éxito tiene que ver mucho con el esfuerzo continuado, con el entrenamiento, con la persistencia y, como resultado de ese trabajo, la consecución de ese virtuosismo que muchas veces confundimos con el talento y que está en la base del éxito.

Ese fue el resultado del estudio llevado a cabo en 1990 por el psicólogo K. Anders Ericsson y del cual ya había oído hablar pero que ahora me lo recuerda la lectura de 'Outliers' de Malcolm Gladwell, un tratado, precisamente, sobre el éxito y las factores que lo acompañan y producen.

10.000 horas.

Ese parece ser el tiempo que nuestro cerebro necesita para asimilar completamente una actividad hasta el nivel del virtuosismo.

Si tienes un sueño, si aspiras al éxito, no dejes de soñar...pero empieza a entrenar...

Tienes 10.000 horas por delante...