viernes, 27 de julio de 2018

Avanzar en innovación desde un mero presentimiento


Un presentimiento, ese es en el concepto que defiende Luis Pérez-Breva, el origen de una innovación. No un plan, no un producto, no una tecnología, sino un presentimiento. El presentimiento de que existe un problema que resolver y que se es capaz de solucionar. Y, a partir de ahí, a trabajar...

En el fondo, no es tan diferente de otros frameworks de innovación dominantes como el Modelo de Desarrollo de Clientes de Steve Blank, el Lean Startup de Eric Ries o Design Thinking en que también se reconoce que la idea inicial del innovador o emprendedor puede estar equivocada en muchos aspectos y se propone la experimentación y la iteración como mecanismos de refinamiento de la idea inicial. Pérez-Breva, sin embargo, en su libro 'Innovar. Un manifiesto de acción' marca distancias con estos otros planteamientos sin que yo haya sido capaz de entender del todo el porqué.

Sí que se aprecia que Pérez-Breva pone mucho más énfasis en el presentimiento, que casi no llega siquiera a ser un planteamiento inicial, y por tanto parece ver el origen de la innovación en algo menos sólido que otras teorías. También pone mucho más foco en la clarificación, mediante maquetación, de cuál es el problema real que se quiere resolver y mucho menos en la solución en sí misma que vendrá después. A cambio, Pérez-Breva habla poco del modelo de negocio que está, sin embargo, muy presente en Desarrollo de Clientes y Lean Startup.

No lo puedo afirmar con rotundidad, pero diría que el modelo de Desarrollo de Clientes y Lean Startup están mucho más orientados al mundo de la empresa y, muy en especial, a las nuevas empresas, a las startups. Por su parte, el modelo de Luis Pérez-Breva parece (aunque no lo expresa en ningún momento así) ser algo más genérico, y quizá más inspirado en la innovación en laboratorios, en universidades o en departamentos de I+D ya establecidos. Al fin y al cabo, el autor trabaja en el MIT.

Aún así, en mi entendimiento, las diferencias de fondo no son muy grandes aunque el discurso externo, eso sí, es muy, muy diferente.

En cualquier caso, y volviendo al presentimiento de Luis Pérez-Breva ¿cómo se puede construir una innovación a partir de algo tan aparentemente débil como un presentimiento, cómo se puede avanzar y construir sobre esa base?

En la obra citada, el autor nos propone una especie de método en seis pasos para maquetar el problema a resolver a partir de ese presentimiento. Ésta es la propuesta:

  • Tienes el presentimiento

  • Das al presentimiento estructura de problema haciéndolo solucionable, reconocible y verificable

  • Reformulas el problema a una escala pequeña para poder trabajar con él

  • Esbozas el problema a esa menor escala con un prototipo tanto de forma como de función

  • Describes el prototipo como una ilustración a pequeña escala del problema, es decir, ya es una maqueta del problema

  • Re-enuncias el problema

La forma de expresarlo puede resultar un poco inconcreta e intangible, pero contiene alguna idea interesante. Por un lado el foco que decíamos más arriba en concretar el problema antes de empeñarse en una solución. Por otro, el concepto del trabajo a escala. Se trata de trabajar inicialmente con unos medios modestos y maquetando, de forma que se puede aprender mucho y muy rápido con un riesgo y una inversión bajos. Y, como telón de fondo, el proceso iterativo y el aprendizaje continuo.

Añadiría, aunque no aparece explícito en estos seis pasos que, como reza el propio subtítulo del libro, lo más importante para avanzar desde un presentimientos es la acción, es decir, no quedarse en ese presentimiento sino tomar acciones para avanzar, entendiendo el problema como propone Pérez-Breva o haciendo cualquier otra cosa, pero tomando acciones para que ese presentimiento avance hacia algo más....