miércoles, 4 de julio de 2018

¿Dónde se utiliza Big Data?


El término, y la tecnología, Big Data están de moda. Pocas publicaciones o eventos de tecnología no mencionan esta disciplina que parece llamada poco menos que a salvar el mundo. Pero ¿Es para tanto? ¿De verdad es tan importante Big Data? ¿Dónde se utiliza Big Data realmente?

Bueno, por desgracia, salvar el mundo no lo va a hacer, aunque hay aspectos en que puede contribuir. Sí que es cierto que se trata de una tecnología útil, muy útil y creo que, del conjunto de tecnologías sometidas al ruido mediático y hype tecnológico, conjunto donde incluyo blockchain, inteligencia artificial, etc, es probablemente de las más maduras y preparadas para dar soluciones reales ya... y en abundancia. No en vano, Big Data es heredera del campo del datawarehouse y business intelligence con ya muchos años a sus espaldas aportando funcionalidades y soluciones más que interesantes.

No voy a profundizar ahora, sin embargo, en sus bondades técnicas sino en su adopción.

Y lo hago al hilo de una información que me encuentro leyendo el libro 'Economía de los Datos. Riqueza 4.0' promovido por Fundación Telefónica y dirigido por Emilio Ontiveros. En su segundo capítulo, el libro aporta una tabla, un mapa de calor originalmente publicada por Gartner  en un estudio elaborado en 2015 y titulado 'Big Data Industry Insights 2015' disponible en Slideshare. El mapa de calor a que me refiero es el siguiente:


En él se definen en abscisas once sectores económicos y, en ordenadas, nueve áreas de aplicación, incluyendo: mejora de experiencia de usuario, eficiencia de procesos, marketing, reducción de costes, mejora en gestión de riesgos, nuevos productos, desarrollo de información de productos, mejora de las capacidades de seguridad y cumplimiento normativo.

Los datos que aporta esta tabla hay que mirarlos, creo, con cierta prevención, por varios motivos:

  • En primer lugar, porque este tipo de estudios de consultoras se hacen mediante simples encuestas a directivos cuya representatividad de una industria no se encuentra normalmente estadísticamente demostrada sino simplemente supuesta. En este caso, se realizó una encuesta online a 437 directivos de todo el mundo. 

  • Además, soy de la opinión de que esos directivos tienden a dar visiones optimistas de la realidad.

  • Finalmente, no podemos ignorar que la información se refiere a 2015 y más de dos años en tecnología es un lapso de tiempo no menor, aunque quizá menos diferencial cuando hablamos de adopción que cuando hablamos de nuevas capacidades.

Con esas prevenciones claramente expresadas, sí que se intuyen algunas cosas valiosas del mapa de calor.

En primer lugar parece que las diversas industrias son conscientes del valor de Big Data y, al menos en algunos aspectos, lo están intentando utilizar.

Según la tabla vemos que, además, las áreas de aplicación principales son las que están más altas en el eje de ordenadas, a saber, mejora de la experiencia de usuario, eficiencia de procesos y marketing. En cambio, no parece tener tanta acogida en aspectos de cumplimiento normativo, seguridad o información de productos.

En cuanto a sectores, no es fácil sacar conclusiones claras pero parece observarse posiciones avanzadas en el sector seguros (bastante esperable), salud y medios de comunicación y alegra ver que, en apariencia, los servicios públicos se sitúan en una razonable posición.

En fin, de este mapa de calor y pese a no poder sacar conclusiones definitivas, me quedo con un razonable grado de adopción que parece afectar a todos los sectores con foco en experiencia de usuario, procesos y marketing.

Y parece lógico pensar, además, que esos grados de adopción hayan aumentado en los dos últimos años y que el número de casos de uso relevantes sea igualmente más amplio.

En resumen: sí, por si había alguna duda, el Big Data parece que sí se utiliza...