lunes, 2 de julio de 2018

Cómo monetizar un chatbot


¿Se puede monetizar un chatbot? ¿Se puede ganar dinero con él?

Pues si y no. Un chatbot por sí mismo, no es más que una forma de interfaz de usuario hacia un producto o, más generalmente, un servicio. Podemos ahorrar costes por automatización de procesos o mejorar la experiencia de cliente y contribuir a la fidelización y por tanto a un beneficio intangible. Sin embargo, la forma de obtener ingresos de un chatbot no es tanto por el chatbot en sí, sino por el producto o servicio que este chatbot representa.

Así nos lo recuerda Amir Shevat en su libro 'Designing bots: creating conversational experiences' cuando nos dice:

Let's get one thing clear: a bot is a type of user interface, and a way to expose products, services or a brand. The only way to make money out of bots, without having a service or a product, is to be a bot builder and have someone pay you to build that bot.

Sin embargo, este mismo autor nos explica hasta ocho mecanismos mediante los cuales, los chatbots pueden contribuir a la monetización del producto o servicio en que se apoyan. Son estos;

  • Suscripción: Es la forma más común: el chatbot actúa como interfaz de un servicio al que el usuario se suscribe.

  • Publicidad: Un mecanismo muy evidente: la inclusión de publicidad que en el caso de los chatbots, además, puede estar personalizada para los gustos y preferencias del usuario.

  • Datos (analítica e investigación de mercados): De cara al pujante mundo de los datos, los chatbots recogen información muy interesante acerca de los gustos y preferencias de los usuarios. Aunque siempre con el respeto debido a la privacidad y la legislación, esta información pasada por el correspondiente análisis, tiene un gran valor de mercado.

  • Venta de bienes y servicios: En este caso, el bot actúa como un canal de venta más.

  • Comisión por derivación: aplica al caso en que un bot redirige al usuario hacia otro bot, aplicación o portal. En el caso de que el usuario acabe completando una transacción comercial en el sitio de destino, el chatbot obtiene una comisión.

  • Promoción de marca: es decir, el bot actuaría como un elemento de branding, aportando una imagen moderna y atractiva de la empresa. En realidad, este caso se trataría de una monetización indirecta.

  • Extensión de producto de pago: es decir, el chatbot se convierte en el complemento de un producto de pago. Eso es lo que ha hecho, por ejemplo, Trello, la herramienta de gestión de proyectos agile, al incluir un chatbot en Slack.

  • Bienes virtuales: es decir, el propio bot nos vende otros productos o servicios como música, fotografías o Apps.
Vemos que, aunque es cierto que el valor de los chatbots es más bien del tipo intangible, existen formas creíbles de obtener un beneficio económico de los mismos.