lunes, 9 de febrero de 2015

El liderazgo en aprietos (VII): el líder veleta

El líder veleta, ese líder que cambia de opinión, que constantemente modifica el rumbo.

El líder veleta es un líder al que le cuesta mantener una línea concreta de trabajo. Un líder pleno de ideas pero falto de constancia. Que dispara y dispara iniciativas...pero no las impulsa, no las lleva hasta sus últimas consecuencias.

Quizá es que sus ideas no sean firmes, quizá sea que se entusiasma con las visiones pero tiene escasa capacidad de ejecución, quizá es que le puede el optimismo o quizá se trate de un caso especial de líder hiperactivo. También podemos hallarnos ante un líder escaparate sólo pendiente de exponer ideas y planes brillantes, pero sin ganas de 'ensuciarse' en su puesta en marcha.

En cualquier caso, el líder veleta confunde a sus equipos y tiene dificultades para conseguir resultados profundos. 

Si sus ideas son buenas, puede conseguir el éxito si se rodea de colaboradores constantes y ejecutivos que se ocupen de los detalles y los resultados, que den constancia a la acción directiva, mientras él se reserva la ideación y la estrategia.

Si sus ideas no son fundadas, o si no tiene la fidelidad de un equipo adecuado, su liderazgo será un breve espectáculo de fuegos de artificio que no perdurará.

El líder veleta pone de manifiesto, por omisión, lo imprescindible que es el trabajo serio, constante, riguroso y esforzado, para conseguir resultados, por muy buenas que sean las estrategias o las ideas.

Utilizando la conocida expresión, si el líder veleta es todo inspiración, necesita evolucionar en su liderazgo o rodearse de un equipo adecuado, para conseguir la transpiración.... y que la suma de ambas, inspiración y transpiración, lleven al éxito, a los resultados.

Artículos de este blog relacionados