viernes, 20 de febrero de 2015

El liderazgo en aprietos (XI): Intermezzo - la autogestión del líder

Voy a hacer no se muy bien si un punto y final, o sólo un intermedio en esta larga serie de posts dedicado a retratos-robot de líderes en aprietos.

No cabe duda que el liderazgo más que una cualidad es un conjunto de ellas y no cabe duda, tampoco, que ejercer un liderazgo, digamos, modélico, es dificilísimo.

Aunque algunos retratos-robot de los expuestos pueden indicar cierta malicia, cierto maquiavelismo, si se quiere (el líder escaparate o el líder de hielo) en general son, más bien, rasgos de carácter que derivan en efectos adversos para un liderazgo sano, efectivo e inspirador.

Es por ello que, aunque el líder debe mirar mucho hacia afuera, hacia el equipo o comunidad que lidera, también debe ser capaz de mirar hacia adentro, hacia su interior. Debe ser capaz de entenderse a sí mismo, juzgarse objetiva y desapasionadamente y gestionar su propio comportamiento.

Esa autogestión de la personalidad y del comportamiento pudiera ser un rasgo crucial del líder... y también lo que le ayude a superar algunos de los aprietos que hemos ido comentando.

 A lo mejor podríamos reformular la famosa expresión para decir que el liderazgo bien entendido empieza por uno mismo.

* * * 

Y con esta reflexión, hago ese intermedio, quizá ese punto final, en esta serie de artículos. Me he dejado en el tintero algún otro retrato-robot (el líder analítico o el líder tímido) pero ya empezaba a sonarme algo repetitivo así que prefiero cortar y, quién sabe, quizá en otro momento reanude esta serie que me parece ha sido bien acogida por los visitantes del blog.

Artículos de este blog relacionados