viernes, 30 de enero de 2015

El liderazgo en aprietos (III): el líder cautivo

Del líder cautivo ya hablamos en realidad hace un tiempo cuando en la serie dedicada al 'fenómeno sandwhich del liderazgo', una serie dedicada a fenómenos que afectan a mandos intermedios.

Y es que, en efecto, el líder cautivo es típicamente un mando intermedio.

¿En qué consiste el líder cautivo?

El líder cautivo es un líder vampirizado por sus superiores o por malos hábitos empresariales como las agendas sobrecargadas, las reuniones interminables o una irracional carga de trabajo.

El líder cautivo dedica todo su tiempo a reunirse con superiores o colaterales, a preparar informes, a dar cuenta de los progresos de su unidad o a asistir a eventos probablemente de escaso valor pero percibidos como obligatorios.

Y lo que no hace es una reflexión estratégica, no genera ni comunica una visión y sobre todo, no está con su equipo, no tiene tiempo para conocerlo, para desarrollarlo, para motivarlo...para liderarlo, en una palabra.

El líder cautivo puede tener talento de liderazgo...pero no tiene tiempo para ejercerlo y, con mucha frecuencia, no por su culpa sino por la de sus superiores. Aunque también puede estar en el haber del líder cautivo una deficiente gestión del tiempo.

El líder cautivo no usa sus posibles dotes de liderazgo por falta de tiempo... y eso es un desperdicio para él mismo y para su equipo.

Artículos de este blog relacionados