miércoles, 25 de febrero de 2015

... y por qué no siempre es divertido programar

... pero, a pesar de lo que decíamos en el artículo anterior, programar no siempre es divertido. Especialmente cuando se realiza en un entorno profesional, programar no siempre es tan gratificante.

El mismo Frederick P. Broooks Jr. en su libro 'The mythical man-month', nos identifica 5 factores que hacen que programar no sea tan divertido:

  • Se debe hacer de forma perfecta, puesto que el ordenador carece de intuición o inteligencia. Se debe especificar perfectamente lo que debe de hacer... una de las pocas actividades humanas tan necesitadas de esa perfección.

  • Otras personas, no el programador, son las que establecen los objetivos o los recursos. El programador rara vez controla los objetivos o circunstancias de su trabajo.

  • El programador depende de los programas de terceros, programas que con frecuencia no están bien diseñados o no están bien implementados o no se han realizado en su completitud.

  • Diseñar grandes conceptos es estupendo, pero buscar pequeños bugs es una labor tediosa, penosa, puro trabajo...

  • El producto del trabajo del programador con frecuencia está obsoleto en cuanto finaliza e incluso antes.

Es una pena pero todas esas circunstancias, que se producen fundamentalmente en entornos profesionales, pueden convertir una actividad tan creativa y absorbente cono es la programación, en puro trabajo, monótono y aburrido trabajo. 

Una pena.

Artículos de este blog relacionados