lunes, 29 de septiembre de 2014

Comunicación transformadora: de la empatía la resonancia

La comunicación es poderosa. La palabra es poderosa. Con la comunicación se puede simplemente informar o compartir, pero también se puede liderar, se puede mover a la acción, se puede, en definitiva, transformar

Así de claro lo expresa Nancy Duarte en su libro 'Resonate':

Genuine connections create change.

y es que la palabra es vehículo de ideas, ideas que viajan de una mente a otra, de un corazón a otro...

The spoken word pushes out of someone's head and into the open so humankind can contend with adopting or rejecting its validity.

Pero esta autora, experta en comunicación, deja claro que no vale cualquier comunicación. Ya en la primera sentencia se usa el adjetivo genuina...que por sí mismo resulta revelador...

Pero quizá hay otros dos factores más importantes. 

En primer lugar, la empatía. En una comunicación, al menos en una en que se pretende influir en nuestra audiencia, es importante no querer convertirse en el héroe, en el centro de atención. 

The audience does not need to tun themselves to you- you need to tune your message to them.

Todo lo contrario, el foco, el punto de interés es la propia audiencia, aquellos a los que se quiere mover, una audiencia a la que es preciso comprender, ponerse en su lugar, entender sus motivaciones y sentimientos. Es preciso llegar no sólo a los cerebros sino a los corazones, conseguir una profunda conexión.

Esa conexión, esa sintonía lleva a la resonancia, ese momento mágico en que el comunicador se sitúa en la misma frecuencia de la audiencia y la hace vibrar, sentir... y la mueve a la acción. 

Skilled presenting requires you to understand their hearts and minds and creat a message to resonate with what's already there.

Ese es el viaje, el apasionante viaje de la comunicación transformadora: empezar por poner el foco en la audiencia, empatizar con ella y apoyarse en esa empatía para conseguir entrar en resonancia.

Así sí. 

Así la palabra alcanza su máximo poder.

Así se puede transformar el mundo.