jueves, 3 de junio de 2010

Errores de predicción acerca del mercado de la tecnología

Nos recuerda Nicholas Carr en su libro 'El gran interruptor' algunos de los históricos errores de apreciación en lo relativo al mercado de los computadores.

Así, Howard Aiken, a la sazón profesor de Harvard y miembro del Consejo de Investigación Nacional de EEUU, pensaba que su país tenía capacidad de absorber, como mucho, media docena de computadores.

Pero no era el único. Thomas Watson, otro ilustre de los albores de la computación, afirmaba en 1943 que "a mi entender existe un mercado mundial para cinco ordenadores".

Algo 'más optimistas', John Prespert Eckert y John Mauchly, los creadores del UNIVAC, en 1948 pensaban en dos docenas de compañías que podían ser candidatas idóneas para el uso de dicho computador.

A esto podríamos añadir casos más modernos como el desprecio que al mundo del ordenador personal mostró Digital Research, y que le costó no poderse subir al mercado de los sistemas operativos para microordenadores, batalla que ganó Microsoft...o el desprecio que no hace tanto mostraba la propia Microsoft por el mundo de Internet.

Y es que está claro que predecir siempre es difícil y el mercado de la tecnología parece ser especialmente esquivo, especialmente resistente a ser sometido a reglas sencillas. Quizá porque la innovación, por suponer cambios profundos, siempre nos sorprende. Quizá porque la evolución tecnológica y el mercado asociado a ella esté sometido al imperio de los cisnes negros.

O quizá, y tirando de ironía, porque, como reza el dicho, "predecir siempre es difícil... especialmente si es a futuro".