miércoles, 30 de mayo de 2018

Las industrias más propensas a adoptar plataformas y las más resistentes


Aunque el libro 'Platform revolution' de Geoffrey G. Parker, Marshall Van Alstyne y Sangeet Paul Choudary, muy recomendable, aporta mucha más información interesante, vamos a ir finalizando, antes de la pertinente reseña, esta serie de artículos dedicados al modelo de negocio de plataformas de que los autores nos hablan y que tan importante es en el devenir del negocio digital actual. Y lo vamos a hacer viendo qué tipos de negocios y qué industrias son las más propensas a adoptar modelos de negocio de plataformas y cuáles son las que, por el contrario, oponen más resistencia.

Entre las industrias que resultan más propensas, tenemos las siguientes:

  • Industrias intensivas en información: Así, por ejemplo, media y telecomunicaciones, dos de las industrias más dedicadas a la información, son de las que han tenido más incursiones exitosas por parte de plataformas.

  • Industrias con 'guardianes' no escalables: En este caso tendríamos como ejemplos la distribución o el editorial que desde siempre han empleado 'guardianes' humanos (compradores y gestores de inventario en el caso de la distribución y editores en el caso de editoriales), unos guardianes que, como humanos que son, no resultan escalables.

  • Industrias altamente fragmentadas: En este caso, los individuos buscarán, en un lugar centralizado, la plataforma, en lugar de en multitud de proveedores individuales. Éste es el caso de los taxis, el alojamiento, etc.

  • Industrias caracterizadas por una asimetría de información extrema: Como ocurre por ejemplo, en el mercado de coches usados en que los distribuidores tradicionales saben mucho más sobre el coche y sobre la situación de oferta y demanda que los compradores. También puede ocurrir en el caso de seguros médicos o préstamos hipotecarios.

Y entre las más resistentes, estas otras:

  • Industrias con un alto control regulatorio: Como podría ser la banca, la atención sanitaria o la educación.

  • Industrias con un alto coste de fallo: Es decir, cuando el coste de errar en una transacción es muy alto como ocurre por ejemplo, de nuevo, con la atención sanitaria o préstamos.

  • Industrias intensivas en recursos: donde los elementos físicos juegan un papel crucial como en minería, exploración de gas y petróleo o agricultura.

No parece, no obstante, que ningún sector ni negocio esté completamente 'a salvo' de las plataformas, dadas sus ventajas competitivas, su poder disruptivo y lo bien adaptadas que se encuentran al mundo digital.