miércoles, 23 de mayo de 2018

Cuatro tipologías de empresas... y la importancia del efecto red


No resulta sencillo proporcionar una clasificación sencilla de las empresas pero en este caso lo hacemos con un objeto muy concreto: demostrar la importancia de los modelos de negocio de plataforma y la importancia que en ellos tienen los efectos red positivos.

En el libro 'Platform revolution' sus autores Geoffrey G. Parker, Marshall Van Alstyne y Sangeet Paul Choudary mencionan un estudio realizado por Deloitte junto con un selecto grupo de expertos que agrupaba todo tipo de compañías en sólo cuatro categorías en función de su actividad económica principal.

Los cuatro tipos de empresa que proponían eran los siguientes:

  • Constructores de activos: desarrollan activos físicos para proporcionar bienes físicos. Parece fácil identificarlos con sectores primarios y secundario, especialmente el industrial, pero se incluye, por ejemplo, también la gran distribución..

  • Proveedores de servicios: usan sobre todo trabajadores y profesionales para proporcionar servicios a sus clientes.

  • Creadores de tecnología: generan alguna forma de propiedad intelectual o industrial como software o biotecnología.

  • Orquestadores en red: crean redes en las cuales las compañías y las personas crean valor conjuntamente. No resulta difícil darse cuenta que los modelos de negocio de plataformas se encuentran en este bloque.

Pero, clasificación aparte, lo asombroso, lo realmente relevante, es la diferencia de eficiencia entre unos tipos y otros, midiendo esa eficiencia mediante un multiplicador que relaciona la valoración del mercado con el ratio precio/ganancias. Estos son los números:

of the four, network orchestrators are by far the most efficient value creators. On average, they enjoy a market multiplier (based on relationships between market valuation and its price-to-earnings ratio) of 8.2, as compared with 4.8 for tehcnology creators, 2.6 for service providers, and 2.0 for asset builders.

Y uno de los factores que se alega para esta diferencia es la mucho mejor forma de aprovechar los factores de escala y red en negocios que se centran en factores externos, como son las plataformas.

Personalmente me queda la reserva de si en esto no pesa un poco un cierto efecto 'moda' y, sobre todo, que las plataformas no pueden sobrevivir (en general) si no existen las empresas que crean los bienes físicos, la tecnología y los servicios y que, de alguna manera, lo que hacen es aprovecharse mejor del valor real creado entre todos.

En cualquier caso, desde un punto de vista de negocio, eso es irrelevante. La disrupción está ahí. La valoración del mercado está ahí. Los datos están ahí, y la importancia de las plataformas también.