miércoles, 7 de febrero de 2018

Tres fundamentos para el paso a un negocio digital


Avanzado ya su libro 'Digital @ Scale', Anand Swaminathan y Jürgen Meffert nos aconsejan seguir tres fundamentos cuando queremos transformar un negocio a digital o, como ellos lo expresan, cambiar a un sistema operativo digital.

¿Cuáles son esos tres fundamentos?

  • Reclutar un equipo a un tiempo entusiasta y técnicamente muy preparado
  • Valorar la velocidad más que la perfección
  • Gestión de proyectos basada en hitos

Veamos algo de ellos.

Equipo

Los autores nos hablan de introducir nuevos perfiles del estilo de científicos de datos, desarrolladores de Internet de las cosas, expertos en experiencia de usuario, roles scrum, etc.

Pero más allá de las habilidades técnicas,, en las cuales puede haber también algo de mito, los autores nos hablan de que las firmas tienen que, para atraer y retener este talento, ofrecerles proyectos ambiciosos y grandes ideas.

Todo un cambio cultural y un reto para las unidades de recursos humanos, más aún si se tiene en cuenta que los autores apuestan no sólo por el reclutamiento sino también por el desarrollo interno.

Velocidad

Se trata de aplicar ciclos rápidos, buscando la experimentación y el aprendizaje continuo como forma de adaptación al ritmo acelerado del mundo digital y de paso reduciendo el riesgo de la innovación. En ese sentido cobra relevancia conceptos como el MVP (Minimun Viable Product) de filosofías como Lean Startup o de ideas como el propotipado que caracterizan al Design Thinking y que, en el fondo, comparten el mismo estilo de experimentación, feedback temprano y aprendizaje.

Gestión de proyectos

En realidad se trata de una apuesta por lo medible, por el establecimiento de unos objetivos y unos KPIs que sirvan para evaluarlos. En ese sentido, una gestión de proyectos con foco en los hitos es un apoyo imprescindible.


*****

Aunque reducir la complejidad de una transformación digital a tres factores es arriesgado y siempre discutible, estos tres que señalan los consultores de McKinsey parecen, al menos, acertados.