lunes, 10 de noviembre de 2014

Ideas para mejorar procesos de negocio

Cuando se estudia teoría de BPM, de BPI, de gestión de procesos de negocio, solemos hablar mucho de los conceptos generales, de arquitectura empresarial, de las técnicas de modelado e incluso de su implementación en soluciones TI.

Sin embargo, suele quedar en un segundo plano lo que es la esencia misma de todas estás técnicas, a saber, mejorar los procesos de negocio.

Tiende a darse por supuesto que se sabe cuáles son los requisitos para los nuevos procesos o que se sabe mejorar esos procesos de negocio.

Cierto es que las mejoras en un procesos de negocio pueden depender mucho del sector, de la empresa concreta y de su situación, pero parece aconsejable recoger algunas ideas sobre cómo mejorar, 'realmente', los procesos de negocio.

Tomando como referencia el libro 'BPM. Fundamentos y conceptos de implementación' de Bernhard Hitpass recojo a continuación algunas ideas generales sobre cómo mejorar procesos de negocio:



  • Ideas orientadas a la reducción del tiempo de ciclo:

    • Reducir las interrupciones del proceso (ej. preparación de máquinas)
    • Eliminar cuellos de botella, generalmente trabajando con la capacidad del proceso
    • Eliminar colas y almacenes
    • Realizar actividades en paralelo en lugar de en serie
    • Unir dos actividades en una, si es posible
    • Utilizar técnicas de camino crítico (CPM) para optimizar tiempos

  • Ideas orientadas a la reducción de costes:

    • Eliminar las características del producto o servicio que no añaden valor
    • Aumentar el uso de recursos, es decir la productividad de los recursos empleados
    • Aumentar la calidad del proceso (eliminar fallos y, si se producen, detectarlos lo antes posible).
Es cierto: no son ideas especialmente originales. Casi se podría decir que son evidentes. Y es cierto también que todavía son bastante genéricas.


Pero aún así, sirven de toque de atención para no centrarnos sólo en el modelado de los procesos o en su implementación en un sistema de información, sino prestar atención a los procesos en sí mismos, con visión operativa, con visión de negocio.

Si utilizamos la lista anterior a modo de 'checklist' para preguntarnos cómo hacer las cosas que ahí se esbozan aplicadas a nuestro proceso concreto, y si, con base en investigación o experiencia, vamos incrementando ese 'checklist', podemos conseguir una útil herramienta para el diseño de procesos de negocio más rápidos, más eficientes y de mayor calidad.