viernes, 1 de junio de 2012

Networking, Web 2.0 y generosidad

El mundo del networking y el mundo 2.0 son, en cierto sentido, dos caras de una misma moneda o, al menos, presentan evidentes solapes.

El networking es el arte de establecer relaciones, típicamente, pero no necesariamente, de carácter  profesional. El mundo 2.0 es esa forma de hacer internet que se orienta a la relación, a la colaboración y el diálogo y que incluye, por ejemplo, los blogs, las wikis y las redes sociales.

El networking es previo en el tiempo y tiene su mayor reflejo en el mundo offline, tiene que ver con contactos, eventos y relaciones públicas. Pero cada vez prospera más de modo online apoyándose en los diferentes medios sociales del mundo 2.0, muy especialmente, a través de redes sociales de carácter profesional.

Una de las características del mundo 2.0, aparte del diálogo y de la colaboración, es la generosidad que impregna muchas de las actuaciones que hay detrás. Es cierto que existe una economía de la atención y una economía del regalo, pero no es menos cierto que muchas de las aportaciones son esencialmente altruistas y desinteresadas. Y también es preciso reconocer y hasta ensalzar el hecho de que esas aportaciones originalmente desinteresadas pueden tener, a pesar de ello, su retorno en forma de prestigio o de oportunidades profesionales. Si llegan las oportunidades, suelen hacerlo tras mucho tiempo de aportar sin esperar nada a cambio...pero a veces llegan.

Y el networking se atiene al mismo principio de la generosidad, a establecer relaciones sin esperar a priori nada a cambio...aunque el retorno pueda producirse en el momento más inesperado en forma de una prestación de ayuda o una oportunidad profesional.

Esta última idea he tenido ocasión de escuchársela en vivo y en directo a Antonio Moar, comunicador y 'business trainer' como él mismo se autodefine en su perfil de LinkedIn. Me quedé especialmente prendado de dos frases que, de hecho, ya publiqué en twitter.

La primera, de autoría indeterminada, era: 

"Dar sin esperar; recibir sin olvidar"

y nos habla una actitud que entrega sin esperar nada a cambio...pero que no olvida los favores recibidos y los corresponde cuando es posible.

La segunda, en realidad corolario de la anterior, refleja un proceso de maduración del fruto que surge de la relación. No hay que esperar nada...pero el fruto suele producirse y, por ello:

"El networking es un trabajo de largo plazo"

El networking...y el mundo 2.0, me atrevo a decir. Mucho publicar, mucho aportar, mucho generar relación...puede dar fruto a largo plazo...

... o no. 

¿Qué importa? 

¿No se trata de generosidad?