viernes, 11 de noviembre de 2011

Los patrones alcanzan también a los modelos de negocio

Hace ya bastantes años, cuando trabajaba directamente en el mundo del software, y muy en concreto el diseño orientado a objetos, descubrí maravillado el concepto de los patrones de diseño. Los patrones de diseño son esquemas de resolución de un problema que pueden aplicarse a casuísticas concretas diversas...diversas pero, si se me permite el algo burdo juego de palabras, 'cortadas por el mismo patrón'. Los patrones de diseño incluían un conjunto finito de clases de objetos relacionados entre sí que, con una especial habilidad, proporcionaban una solución sencilla pero brillante a la casuística en cuestión...y una solución muy reproducible en diversos ámbitos.

Patrón diseño SW Orientado Objetos
No mucho después, cuando me pude acercar al mundo de la consultoría, descubrí el ya manido concepto de las buenas prácticas o 'best practices' en su expresión sajona. Aunque no tan formales como los patrones de diseño del mundo del software, en en fondo latía la misma idea: reutilizar soluciones similares para un problema concreto diferente pero con análogas características de fondo.

El concepto de buenas prácticas y, en cierto sentido, de patrón de solución se aplica también, por mencionar otros ámbitos cercanos, en el mudno de la gestión de servicios TI, tal y como se recoge en ITIL o en el de la gestión de proyectos que recoge el famoso PMBOK del PMI.

Los patrones, o las buenas prácticas, constituyen un enfoque pragmático, efectvo e inteligente a la resolución de cualquier tipo de problemas. Es un enfoque que, además, favorece de alguna manera el aprendizaje social, la inteligencia colectiva, puesto que las soluciones de uno se apoyan en lo aprendido o inventado por otros que ya se tuvieron que enfrentar antes a similares problemáticas.

Por todo ello me ha resultado muy agradable y muy sugerente, por más que en realidad era perfectamente lógico, que esta idea de los patrones y de las buenas prácticas se aplique a un ámbito tan complejo, tan crucial y tan creativo como la generación de modelos de negocio.

Así nos lo proponen, y así nos lo cuentan Alexander Osterwalder e Yves Pigneur en su genial libro 'Generación de modelos de negocio'. Seguro que existen más, pero los autores nos identifican cinco patrones, cinco tipologías de modelo de negocio, muy interesantes y muy modernas. Sin entrar en detalles, al menos en este artículo, sí al menos una breve mención:
  • Modelos de negocio desagregados
  • La larga cola
  • Plataformas multilaterales
  • Gratuidad
  • Modelos de negocio abiertos
Patrón desagregado
(fuente: startuppal.files.wordpress.com)
En general los patrones de modelo de negocio propuestos, aunque no exclusivos ni mucho menos, sí están muy cercanos al mundo de Internet, la apertura y la colaboración y de algunos de ellos ya hemos hablado aquí. Así, el concepto de la multilateralidad y de la gratuidad se mostraban en el reciente artículo 'Presentación: Modelos de negocio basados en la gratuidad según Chris Anderson' o cuando, hace aproximadamente un año comentábamos el libro 'Gratis' de Anderson. También hemos hablado del modelo de la larga cola al comentar el excelente libro del mismo autor titulado, precisamente, 'La economía Long Tail'. Quizá, debamos dedicar aún algún espacio a los modelos desagregados y a los modelos abiertos en los próximos días o semanas.

De momento, me quedo con el apunte relevante y estimulante del descubrimiento de que, en modelos de negocio, también existen buenas practicas o, mejor aún, patrones de diseño. Buen camino.