miércoles, 25 de abril de 2018

Los siete secretos de un buen brainstorming


El brainstorming es una de las técnicas de creatividad probablemente más conocidas, una forma sencilla de generar ideas, entrar en divergencia y abrir perspectivas.

Una técnica muy conocida aunque no está claro que siempre adecuadamente utilizada. De cara a ese buen uso, de cara a mejorar los resultados, Tom Kelley, en su famoso libro 'The art of innovation' nos ofrece siete secretos para un mejor brainstorming.

Son estos:
  • Afinar el foco: es decir, establecer lo más claramente posible el problema al que se quiere dar respuesta. De cara al diseño, además, ese problema es más efectivo si se establece mirando hacia afuera, hacia las necesidades de un cliente o la mejora de un servicio, más que hacia un objetivo interno.

  • Reglas juguetonas: Para evitar la crítica, algo fundamental en brainstorming en general y en creatividad en particular, puede ser bueno hacer ver una forma divertida esas reglas del juego.

  • Numerar las ideas: es algo muy sencillo y en apariencia trivial, pero anima a generar más ideas y también a saltar de una idea a otra sin perderse.

  • Construir y saltar: se refiere a una forma de gestionar la sesión de brainstorming para que ésta no pierda su ritmo. Una forma es saltar a otro punto de vista y otra tratar de construir alrededor con, por ejemplo pequeñas variaciones sobre la idea de que hablamos.

  • El espacio recuerda: se trata de intentar aprovechar la memoria espacial, escribiendo las ideas que surjan en medio bien visible para los asistentes.

  • Estirar los músculos mentales: Para intentar que el grupo de brainstorming esté 'metido en el ajo', hay veces que hay que hacer algo así como un calentamiento (por ejemplo, si el grupo no se conoce o nunca ha trabajado junto). Se trata de pequeñas actividades o juegos previos que sirvan para 'romper el hielo'.

  • Sé físico: es decir, trata de tangibilizar las ideas mediante esquemas, mapas mentales etc También se puede ir más allá generando modelos tridimensionales con bloques, plastilina o similar.

Con un brainstorming bien orientado y guiado, y haciendo uso de estos 'secretos', seguro que somos capaces de crear muchas alternativas, de generar muchas ideas...