miércoles, 7 de diciembre de 2016

Tipos de soluciones de Internet de las Cosas para empresas

Empresa Conectada. Fuente: Rockwell Automation


De Internet de las Cosas esperamos una gran explosión en los próximos meses y años. Tal vez se esté produciendo ahora mimo...

Pero ¿Qué puede aportar Internet de las Cosas a las empresas, a los negocios?

Creo que las posibilidades son variadas, muy variadas, casi innumerables, puede que ni siquiera imaginables ahora mismo... Así que nos puede venir bien hacer una sencilla clasificación de tipos de soluciones.

Y eso es lo que hacen Rajkumar Vuyya y Amir Vahid Dastjerdi  en el libro 'Internet Of Things. Principles and Paradigms' del cual son editores.

En concreto, distinguen tres familias de soluciones:

  • Monitorización y actuación: quizá las pioneras, las más sencillas y más fáciles de imaginar. Nos referimos a soluciones en que nos fijamos en algún tipo de 'instalación' (entendido en sentido amplio) y sobre ella añadimos sensores y actuadores para medir ciertas magnitudes y actuadores para cambiar parámetros locales. Podemos estar hablando del control de cosechas, la monitorización de infraestructuras como puentes o el llamado 'smart home' incluyendo funciones como el ahorro de energía. 

  • Procesos de negocio y análisis de datos: En este caso, y siguiendo la propuesta de los autores, el elemento diferencial es la adición de capacidades de Big Data, de análisis rápido de masivas cantidades de datos heterogéneos, permitiendo un mejor conocimiento y toma de decisiones sobre aquello medido. No me queda claro, he de reconocerlo, por qué los autores incluyen el término 'procesos de negocio' para este tipo de soluciones. Quizá su concepto de proceso de negocio sea diferente del mío. En cualquier caso, como tipología de soluciones, puede ser válida.

  • Recopilación de información y consumo colaborativo: En este caso, de nuevo, el inicio del nombre engaña algo porque lo diferencial no es la recopilación de datos, ya presente en los dos tipos de soluciones anteriores, sino el consumo colaborativo, o dicho más claro, la hibridación con social media, permitiendo mezclar información social con la generada por dispositivos.

¿Se acaban aquí las posibilidades?

Creo que no. Creo que hay muchas más, pero creo también que Internet de las Cosas, es un paradigma tan amplio y sus posibilidades tan variadas, tan fabulosas, que se resisten, al menos actualmente, a ser clara y definitivamente recogidas en una taxonomía cerrada y estable.

Sirva, pues, la clasificación que nos proponen los autores, no tanto como una ordenación definitiva, sino como una forma de entender mejor las posibilidades de Internet de las Cosas para el mundo empresarial.