viernes, 9 de diciembre de 2016

Cloud of Things: la hibridación de Cloud Computing e Internet of Things

Tengo claro que Internet de las Cosas no es una tecnología en sí misma (aunque tiene aspectos particulares que le son propios) sino más bien la combinación de una serie de tecnologías para dar lugar a un nuevo paradigma y un nuevo abanico de soluciones y servicios.

Y está claro que con Internet de las Cosas se entremezclan algunas de las otras grandes tendencias tecnológicas del momento: el Big Data, la Inteligencia Artificial... y el Cloud Computing.

Ésta última, el coud computing, es quizá la que de forma más natural se entremezcla en Internet de las Cosas porque, junto con los dispositivos y la conectividad, la otra gran 'pata' de una solución de Internet de las Cosas es la lógica, la aplicación, la inteligencia o la coordinación, como prefiramos referirnos a la capa centralizada que coordina y da sentido a la solución.

Y resulta bastante natural que ese nivel de lógica o aplicación sea centralizado y se encuentre... en la nube, en alguna forma de solución de cloud computing.

Lo que me ha resultado novedoso ha sido el comprabar, leyendo 'Internet Of Things. Principles and Paradigms' editado por Rajkumat Vuyya y Amir Vahid Dastjerdi, que esa unión de Internet de las Cosas con Cloud Computing tiene nombre propio: Cloud of Things.

Nombre aparte, el libro destaca una serie de ventajas de unir ambos mundos. Son éstas:

  • Generalización y ubicuidad: es decir, se une por un lado la capacidad de estar en todas partes (ubicuidad) propia de los dispostivios de Internet de las Cosas con la accesibilidad de recursos TI desde cualquier sitio (pervasivity) propia del cloud computing.

  • Uso eficiente de los recursos: dado que los dispositivos como sensores y actuadores pueden ser compartidos por diferentes aplicaciones. Esto proporciona mayor reutilización y, por tanto, mayor eficiencia.

  • Composición modular: pudiendo combinarse y orquestarse los recursos entre diferentes sistemas inteligentes adaptados a necesidades de diferentes stakeholders.

  • Escalabilidad y despliegue rápido

  • Fiabilidad y resiliencia: debido a la capacidad para cambiar dinámicamente los recursos usados por el sistema.

Pues esto es 'Cloud of Things'. No estoy seguro de si el nombre hará fortuna... pero lo que representa, seguro que sí.