miércoles, 8 de septiembre de 2010

Autoselección y el éxito de la producción entre iguales

¿No es como para preguntarse cómo es posible que funcionen tan bien, que sean exponentes difícilmente superables de productividad y calidad, los ejemplos típicos de producción entre iguales como son las comunidades de software libre o la Wikipedia? ¿No produce asombro que estas comunidades, aparentemente anárquicas y con escasos recursos económicos, puedan superar a las grandes empresas y administraciones?

Sin duda inciden efectos como la motivación, el afán de logro y la notoriedad. Ya hemos visto en este mismo blog, en relación con esta temática, la razón del fracaso de las burocracias según Gary Hamel, la importancia de creer en lo que se hace según Seth Godin, la recompensa psicológica de la reputación que arguía Chris Anderson o las razones para la colaboración y la motivación 2.0 según Nicholas Carr.

Casi todas estas ideas giraban, sin embargo, más alrededor del concepto de motivación que de los de eficacia y eficiencia.

Y sin embargo, esos casos paradigmáticos de la wikinomía son claros exponentes de éxito, de eficacia, de consecución de objetivos.

Don Tapscott y Anthony D. Williams en su libro 'Wikinomics' nos aportan una razón para esa eficacia:

"la producción entre iguales aprovecha motivaciones voluntarias de una manera que propicia la asignación de la persona adecuada a la tarea adecuada con mayor eficacia que las empresas tradicionales. La razón es la autoselección. Cuando las personas se autoseleccionan para llevar a cabo tareas creativas basadas en conocimientos, es más probable que escojan tareas para las que poseen una cualificación excelente que si la elección depende de gerentes."

Se trataría, pues, de una eficacia conseguida a base de un proceso de selección de recursos superior y, sobre todo, de una excelente asignación de recursos a tareas.

En defensa de los gerentes, apuntar que las comunidades de productores entre iguales gozan de dos ventajas que están fuera del alcance de los gestores de empresas:
  • equipos humanos altísimamente motivados
  • recursos humanos cuasi-infinitos
No son, por tanto, casuales los éxitos de la producción entre iguales. Existen motivos racionales para ello.

Lo importante y lo difícil, ahora, es saber cómo aprovechar todo ese potencial.