miércoles, 15 de marzo de 2017

Visión, reflexión y escucha



Es reconfortante cuando oyes en palabras de otros, unos 'otros' a los que además concedes cierta autoridad, tus propias ideas.

Tal vez se trate de un sesgo cognitivo, tal vez el sesgo de confirmación...pero es reconfortante.

Me he encontrado, por segunda vez, esa confirmación leyendo el libro 'Emprendedores sociales' de Ignacio Álvarez de Mon

Una confirmación que hace referencia a la necesidad de reflexión por parte del líder, el evitar las decisiones precipitadas y sin análisis salvo que, por motivos excepcionales, sean absolutamente inevitables. Una confirmación que encontraba por primera vez en el prólogo del libro a cargo de Santiago Íñíguez y que ya traté en el post 'El tempo y la calidad e la decisión ejecutiva'.

La segunda confirmación viene ahora en labios de una emprendedora social, en este caso Belinda Bell de Foundation East. Cuando ésta se detiene a destacar dos capacidades importantes nos destaca lo siguiente:

una clara visión de lo que uno quiere conseguir y la habilidad para aprender, escuchar, enterarte de cuál es el problema, en lugar de saltar inmediatamente a la posible solución.

Esta segunda confirmación no sólo introduce la reflexión y el 'tempo' de la misma, sino una forma muy efectiva y elegante de mejorarla: la escucha real y activa de colaboradores o personas cercanas. Y, mejor aún, la visión, una visión que, por una parte se trata de objetivos pero, añado yo, también debe tratarse de estrategia.

No puedo estar más de acuerdo.

Visión, reflexión y escucha.

A lo mejor el que estas cualidades me hayan llamado la atención en el libro, se trata de un sesgo cognitivo.

O a lo mejor es que, simplemente, son cualidades que echo de menos...