miércoles, 8 de febrero de 2017

Las siete fases de la sustitución por robots

El temor está ahí.

El temor a ser sustituidos por robots.

El temor a que las máquinas se hagan tan inteligentes que nos sutituyan en el trabajo...¡quién sabe si en algo más!

Y como es un futuro que asusta, nos resistimos psicológicamente a él. De forma similar a como rechazamos la muerte, rechazamos nuestra sustitución por robots (ambas situaciones bastante comprensibles).

Y si cuando nos enfrentamos a la muerte de un ser querido, quizá a un gran dolor, solemos pasar por las fases del duelo que ya hace décadas identificó Elizabeth Kübler-Ross (negación, ira, negociación, depresión y aceptación), Kevin Kelly, en su libro 'The inevitable' nos ofrece siete fases por las que atravesamos (o podemos atravesar) en relación a nuestra propia sustitución por robots.

Son estas:

  • Seguramente un robot u ordenador no puede hacer lo que yo hago

  • Vale, puede hacer muchas de esas cosas, pero no todo lo que yo hago

  • Vale, puede hacer todo lo que yo hago, pero con la salvedad de que me necesita cuando se avería o colapsa, lo que sucede a menudo.

  • Vale, suele funcionar bien en tareas rutinarias, pero necesito entrenarlo para tareas nuevas

  • Vale, vale, puede hacerse cargo de mi anterior y aburrido empleo, porque está claro que no era el tipo de trabajo que debe hacer un humano.

  • !Guau! Ahora que los robots hacen mi antiguo trabajo, mi nuevo trabajo es mucho más interesante y me recompensa más

  • Estoy encantado de que un robot / ordenador no pueda hacer lo que yo hago ahora.

En efecto, y como en las fases del duelo, empezamos negándolo y acabamos aceptándolo. En el caso de las fases que propone Kelly, incluso con alegría.

¿Realidad o ciencia ficción?

¿Hasta cuando una ficción?