lunes, 6 de junio de 2016

Marte como posibilidad y misión

He descubierto no hace tanto a Elon Musk como personaje... y a SpaceX como empresa.

Y estoy cautivado.

Y no salgo de mi asombro, un asombro admirativo y expectante, al conocer la misión de la empresa de este emprendedor sudafricano afincado en los Estados Unidos: colonizar Marte.

Nada más y nada menos.

Pero lo cierto es que cuando uno lee los planteamientos, que parecen completamente racionales y fundamentados, o asiste a éxitos recientes de SpaceX como el aterrizaje de sus cohetes propulsores sobre barcos, abriendo así la puerta a la reutilización de los mismos y la drástica reducción de costes que hagan el viaje a Marte viable económicamente, el planteamiento no parece disparatado, ni fantasioso.


¡Quién sabe!

Si Elon Musk está en lo cierto, y si los planes de SpaceX se cumplen, o al menos no se desvían excesivamente, podemos estar cerca, a sólo unos pocos años, de asistir a uno de los hechos más importantes de la humanidad en décadas, puede que en toda la historia: la llegada primero, y la colonización después, del Planeta Rojo. 

He leído recientemente 'SpaceX from the ground up'  de Chris Prophet que, aunque breve, me ha servido para conocer y entender un poco mejor los objetivos, avances y funcionamiento de la empresa SpaceX y, más interesante aún, la visión de medio/largo plazo de Elon Musk para Marte.

Y creo que ya no voy a dejar de seguir a la empresa y el personaje.

Recreación de una colonia en Marte


De momento, traigo aquí una cita del propio Elon Musk con la que Chris Prophet cierra su libro:

Now is the first time in the history of Earth that the window is open, where it is possible for us to extend life to another planet. That window may be open for a long time - and hopefully it is- but it may also be open for a short time. I think the wise move is tomake life multiplanetary while we can.

¿Queríamos grandes visiones o, como lo llama Salim Ismail para sus organizaciones exponenciales, 'Massive Transformative Purpose'?

Pues toma tres tazas...