miércoles, 27 de abril de 2016

Una nariz artificial o el Internet de las cosas que olfatean

Internet de las Cosas es realmente un amplio abanico de soluciones y posibilidades aunque con un sustrato común constituido por sensores / actuadores incorporados a 'cosas', a los que se añade la interconexión y la inteligencia para constituir servicios avanzados.


Las aplicaciones son casi infinitas pero, leyendo 'The Internet Of Things' de la serie 'Essential Knowledge' del MIT, escrito por Samuel Greengard me he encontrado una que me ha resultado especialmente llamativa: una especie de nariz artificial conectada e inteligente.

El truco realmente creo que está en el lado de los sensores, unos sensores en cuya construcción se utiliza nanotecnología:

A July 2013 reasearch paper in the 'Journal of Chromatography B' pointed out that dogs are able to identify, through smell, melanomas on humans. Using thesse same biomarkers, the researchers have developed a nanotechnology sensor that can sniff out the cancer in its early stages.

Lo anterior es un artículo de investigación, pero la misma fuente cita ya una aplicación comercial

Adamant Tehcnologies is currently developing a small processor that digitizes smell and taste. It could appear in future smartphones. The system uses about 2,000 sensors to detect aromas and flavors. This compares to about 400 sensors in the human nose

Lo diferencial, digo, es el sistema de sensores, unos sensores que, según las cifras, multiplican por cinco la capacidad olfativa de una persona. Sin embargo, probablemente lo importante es la inteligencia, el uso que hacemos de lo 'olido'. Sabemos del uso que se hace del buen olfato de los perros para, por ejemplo, detectar droga o localizar supervivientes entre los escombros de un terremoto. Un olfato avanzado ofrece muchísimas posibilidades. En la referencia citada nos habla de algunos usos:

The system would detect when a person has bad breadth or over the legal limit to drive. The same technology could also measure a person's metabolic rate by gauging breathing and, using the IoT, tap into diagnostics capabilities to warn about an upcoming asthma attack or detect diseases such as tuberculosis and melanoma.

Detección de enfermedades, cuidado de los niveles de alcohol en sangre...muchas aplicaciones.

Sin duda, este uso de Internet de las Cosas 'huele' muy bien...