miércoles, 20 de abril de 2016

Cuatro capacidades que nos trae Internet de las Cosas



Internet de las Cosas es un concepto de moda. Un concepto que en realidad es un conjunto heterogéneo de tecnologías y sobre todo soluciones, pero que tienen en común el poner en contacto a 'cosas' dotadas de capacidad de obtener información de su entorno mediante sensores, actuar sobre la realidad mediante actuadores, comunicación entre esos dispositivos, máquinas y, en general cosas, fundamentalmente mediante Internet y la adición de inteligencia mediante software que, en algunos casos, implementa algoritmos de inteligencia artificial.

Las posibilidades, las aplicaciones, el poder transformador y el futuro de estas soluciones es inmenso y seguro que no va a dejar de sorprendernos en los próximos años.

Pero ¿qué aporta Internet de las Cosas'.

En el libro 'Internet of Things (Essential Knowledge)' de Samuel Greengard, me encuentro la selección de cuatro capacidades que, según este autor, aporta Internet de las Cosas. 



Son estas: 

  • Conciencia de la localización: a través de cámaras, sensores y satélites es posible seguir los movimientos de 'cosas' y conseguir aplicaciones como sistemas de seguimiento de flotas o trazado de inventario y activos.

  • Conciencia situacional enriquecida: mediante sensores situados en el entorno (autopistas, edificios, suelo, plantas y el océano) que permiten conocer en mucho detalle la posición de 'cosas' permitiendo por ejemplo que los coches compartan un carril u optimizar el suministro de fertilizante a un campo en función de los parámetros de composición del suelo, acidez, etc o mejorar la predicción del tiempo.

  • Analíticas de decisión basada en sensores: si se acompaña la riqueza de datos con los algoritmos y la capacidad computacional y de almacenamiento adecuados, se permite analizar en detalle la información aportada por 'las cosas' y tomar decisiones en función de esa información.

  • Automatización y controles: mediante el uso de la inteligencia artificial se pueden automatizar procesos y decisiones o procesos como la fabricación. Los sensores proporcionan feedback inmediato sobre el entorno y la inteligencia usa esos datos para decidir acciones y siguientes pasos.
No sé si es el resumen más claro de lo que Internet de las Cosas aporta y puede aportar, pero no deja de servirme de aperitivo para algunos artículos más sobre este apasionante campo.