miércoles, 5 de agosto de 2015

El carisma y la gestión de las emociones

Gran parte de las características y habilidades humanas, tienen un carácter innato o adquirido en edades tempranas, pero también en gran medida son aprendibles, desarrollables y gestionables.

El liderazgo no es una excepción y el carisma que tanto asociamos a ese liderazgo, tampoco. El carisma, aunque parezca mentira, se puede trabajar y desarrollar.

Nick Morgan, en su libro 'Power cues' nos indica cómo:

Most of us are not charismatic most of the time because we don't manage and focus our emotions.

Gestionar y enfocar nuestras emociones.

No parece fácil pero desde luego es posible. Existen técnicas (veremos algunas) que acompañadas de práctica, mucho autoconocimiento, mucho autocontrol y el deseo de utilizarlas honestamente y con autenticidad, pueden desarrollar ese carisma.

Vale la pena el intento.