lunes, 28 de julio de 2014

Business analysis, el efecto observador y la ética

Existe un efecto que hace que, en ciertos casos, el hecho de observar un fenómeno altere el comportamiento del mismo.

Creo que eso se produce o bien en entornos muy 'delicados' como es el de la física cuántica o bien donde intervienen personas (caso de la psicología).

La disciplina del Business Analysis, tal y como la describe la IIBA (International Institute of Business Analysis consiste en:

the set of tasks and techniques used to work as a liaison among stakeholders to understand the structure, policies, and operations of an organization, and recommend solutions that enable the organization to achieve its goals.

Dicho quizá de forma más sencilla es la actividad que captura y analiza necesidades de negocio para darles una solución que normalmente adopta la forma de un sistema de información.

Se trata de una disciplina que me interesa y 'para abrir boca' he leído el libro 'The business analyst's survival guide' de LeAnn M. Simonson.

Al principio del texto, la autora hace la siguiente advertencia.

You, the BA (Business Analyst), are part of the context you must analyze and manage. You must also analyze and manage the particular people you interact with.

Aunque el sentido que le otorga la autora a esta frase es ligeramente distinto, lo cierto es que me ha recordado al efecto observador. Y, la verdad, me hace pensar que ciertamente un analista de negocio, en el proceso de elicitación y captura de necesidades y requisitos, tiene una gran capacidad, primero de influencia sobre los stakeholders de los que obtiene esas necesidades y, posteriormente, del análisis y modelado que realiza de esas necesidades.

Por tanto, el Business Analyst, que actúa como observador, tiene unas grandes posibilidades de influir en lo observado (las necesidades de negocio).

Siendo esto así, se trata de una advertencia seria, muy seria.

Superar esa posibilidad de influir en los resultados supone, por un lado, unas grandes habilidades de naturaleza fundamentalmente interpersonal para saber obtener e interpretar adecuada y neutralmente las necesidades reales de negocio... pero también se convierte en una incuestionable llamada a la responsabilidad y la ética en la gestión de dicha información.