lunes, 23 de junio de 2014

El peligro en la madurez de las startup

El emprendimiento y la innovación han ganado prestigio y presencia. Los emprendedores y las startup se ven como una posible receta para salir de la crisis que nos aqueja desde hace unos años.

Y en ese nuevo glamour que rodea a las startup, las contemplamos como empresas jóvenes, ágiles, agresivas, adaptadas a su entorno y al cambio...

Y, en efecto, así debe de ser si esperamos que esas startup tengan éxito y se conviertan en empresas viables y rentables a medio o largo plazo.

Pero ¿qué pasa cuando esa startup ágil y agresiva alcanza el éxito y llega a su madurez? 

Lo normal es que empiece a crecer en ingresos y en plantilla. Y, a medida que eso se produce, se necesita incrementar la estructura y los procedimientos. Si en sus orígenes normalmente las startups están compuestas por un puñado de personas entusiastas, conocidas, multidisciplinares y motivadas, el crecimiento conduce a la creación de jerarquías, estructuras, departamentos centrales y al establecimiento de procesos y procedimientos.

Es una evolución lógica...pero que entraña peligro. La estructuración y procedimentación dan solidez y eficiencia pero pueden matar la agilidad y adaptación al cambio.

Así nos lo dice John P. Kotter en su nuevo libro 'Accelerate':


The most fundamental problem is that any company that has made it past the start-up stage is optimized much more for efficiency than for strategic agility.

¿Qué debe hacer entonces la otrora startup?

Renunciar al crecimiento no parece una buena opción y la estructuración y procedimentación parecen necesarios para una empresa de mayores dimensiones. Sin embargo, ese crecimiento y procedimentación puede convertir a la compañía en burocrática, lenta... y perder así su esencia y lo que la condujo al éxito

¿Cuál es la solución?

Parece que se impone algún tipo de solución dual, una que permita ordenar y hacer eficiente la operación diaria de la empresa pero que, al tiempo, incorpore mecanismos de creatividad y fomento de la  innovación, que promueva las decisiones rápidas, las iniciativas y, en definitiva, el cambio.

El propio Kotter nos propone una solución y, de hecho, esas es la tesis de su libro...pero eso lo desarrollaremos en algún próximo artículo...