lunes, 13 de mayo de 2013

Tres respuestas ante lo incierto y cinco tipos de estrategas

Rafael Martínez Alonso, experto en ejercicio en el campo de la estrategia, y muy conocido en Twitter como @estratega, mantiene en su reciente libro, 'El manual del estratega', que la estrategia de una empresa es una respuesta a los cambios del entorno y que, en ese sentido, no es diferente de la estrategia que se puede dar en cualquier otra organización o incluso en cualquier ser vivo.

Con base en esa idea, identifica tres tipos de respuestas ante lo incierto, la anticipación, la adaptación y la acción, y en torno a ellas estructura toda su teoría estratégica. Así de simple lo expresa al principio de su libro:

anticipación, adaptación y acción (AAA), las tres posibles respuestas ante lo incierto, son los tres pilares o las tres palancas de cualquier estrategia completa para afrontar el cambio.

Entiende el autor que estos tipos de respuesta ante lo incierto configuran tres tipos de estrategas corporativos diferentes, uno orientado a la anticipación, otro orientado a la adaptación y el tercero orientado a la acción. Leamoslo de nuevo en sus propias palabras:

hay tres estilos tradicionales: el estratega 1, que se lanza a la acción [...], el estratega 2, que se adapta para atender una demanda del entorno; y el estratega 3, que cree comprender lo bastante el entorno como para anticipar y planificar sus actividades.

El estratega 1 suele ser un emprendedor, el estratega 2 el fundador de una pyme ya consolidada mientras que el estratega 3 tiende a ser un estratega profesional que desarrolla su actividad en una gran empresa.

Detalle de la portada del libro 'El manual del estratega'

Sin embargo, y como nos anuncia en el subtítulo del libro, son cinco y no tres los tipos de estrategas, cinco mentalidades, las que, en opinión del autor, son posibles en el campo de la estrategia. Y es que, a las tres mentalidades básicas anteriores, añade otras dos producto de la aceleración del cambio y de la complejidad del entorno actual. Son éstas.

el estratega 4, que renuncia a comprender ese paradigma y se reenfoca en las metas financieras (siguiendo la interpretación habitual de Darwin: sobreviven los mejor adaptados), y el estratega 5, al que he llamado el "estratega del cambio", que intenta, en la medida de lo posible, modelar su entorno a su favor, jugando con las nuevas reglas y aprovechando las nuevas oportunidades.

Estas tres respuestas ante lo incierto y estos cinco estilos de hacer estrategia que de ellas derivan, articulan todo el pensamiento de Rafael Martínez y son una propuesta a tener en cuenta para estructurar el conocimiento en un área tan compleja como apasionante como es el campo de a estrategia empresarial.