miércoles, 30 de enero de 2013

La economía como red compleja ¿una esperanza?

Parece como si los fenómenos de más difícil explicación, aquellos que se resisten a someterse a fórmulas sencillas, pueden ser explicador mediante redes y grafos.

Desde hace hace ya bastantes años, un subconjunto de la inteligencia artificial, las redes neuronales, se han utilizado para modelar sistemas complejos, sistemas, además, dotados normalmente de capacidad de aprendizaje. Sistemas para los que, además, éramos incapaces de encontrar reglas simples y fórmulas matemáticas. De una manera casi mágica, la red neuronal se autoajustaba logrando ofrecer el comportamiento deseado...aunque no comprendiéramos del todo cómo.

Ahora se utiliza cada vez más otras redes, la teoría de la complejidad y las redes complejas, para modelar, de nuevo, fenómenos que escapan a otros análisis.

Uno de estos fenómenos que se resiste a ser comprendido de forma determinista es la economía.

A pesar de la importancia que se le concede, a pesar de toda la experiencia y registros almacenados, seguimos siendo incapaces de predecir de forma fiable el devenir económico. Quizá sea por eso que a este campo, el de la economía, se le están intentando aplicar también las técnicas de las redes complejas.

Así nos lo explica Albert-Lázsló Barábasi hacia el final de su excelente libro 'Linked'.

In reality, the market is nothing but a directed network. Companies, firms, corporations, financial institutions, governments, and all potential economic players are the nodes. Links quantify various interactions between these institutions, involving purchases and sales, joint research and marketing projects and so forth. The weight of the links captures the value of the transactions, and the direction points from the provider to the receiver.

¿Tienen estas redes capacidad explicativa? En apariencia sí. Así se explica el fenómeno de las fusiones y adquisiciones en el mismo libro:

They are unavoidable, however, if we view the economy as a complex network, whose nodes are companies and whose links represent the various economic and financial ties connecting them. Indeed, in a network economy the hubs must get bigger as the network grows. To satisfy their hunger for links, nodes of the business web learn to swallow the smaller nodes, a novel method used in other networks. As globalization pressures the nodes to grow bigger, mergers and acquisitions are a natural consequence of an expanding economy.

Interesante. Sin embargo, en economía el gran reto no es la explicación del pasado (cosa que ya los economistas hacen bastante bien) sino predecir el futuro y ser capaces de tomar decisiones en base a lo que estas redes nos digan. ¿Es eso posible?

Barabási afirma:

The structure and evolution of this weighted and directed network determine the outcome of all macroeconomic processes.

Y eso 'suena' a que existe una cierta capacidad de predicción. Sin embargo, yo no lanzaría las campanas al vuelo. Probablemente esa capacidad predictiva se encuentre muy en su infancia, o quizá nos falten datos para construir una red compleja en software que simule la realidad y nos permita hacer predicciones.

Si no existiesen esas limitaciones ¿cómo es que no se están utilizando ya redes complejas que nos ayuden a salir del atolladero económico en que nos encontramos?

Pienso, más bien, que en todo caso las redes complejas en economía son una línea de trabajo e investigación. Ahora bien, si esa línea es prometedora, si de verdad es creíble que en un futuro razonablemente cercano, las redes complejas nos van a brindar una herramienta de predicción económica y una predicción fiable, las redes complejas serían una esperanza, una gran esperanza.