miércoles, 5 de septiembre de 2012

Keep it simple, keep it open

Simplicidad y apertura son dos de las claves que Dolors Reig recomienda para las intervenciones online en su libro 'Socionomía'.

Parece totalmente demostrado que en Internet y en los medios sociales tienen más éxito los mensajes de reducida extensión. La autora, por ejemplo, nos aporta el dato de que los mensajes cortos (80 caracteres en Facebook) son compartidos un 27% más frecuentemente que los de mayor extensión.

¿Cuál es el motivo? 

Podemos pensar en razones físicas derivadas de la incomodidad de lectura en pantallas. O bien, podemos entender,  como sugiere Nicholas Carr en su 'Superficiales', que Internet está modificando nuestros cerebros que se acostumbran a las interacciones rápidas, que experimentan mayor dificultad para sostener la atención y que se hacen, como reza el título del libro, superficiales e incapaces de enfrentarse a textos largos.

Pudiera ser, finalmente, y como apunta Dolors Reig, que la claridad que acompaña (o eso se entiende) a los mensajes breves evita ambiguedades y por tanto la natural tendencia a la procastrinación (es decir, a dejar para más adelante una tarea, en este caso la lectura, comentario y compartición en medios sociales).

En cuanto a la apertura, es un efecto colateral positivo de esta brevedad de los mensajes. Dada su escasa extensión, los mensajes de éxito difícilmente pueden agotar un tema y éste permanece, pues, inacabado y abierto. De esta manera, otros lectores, otros miembros de la red, pueden más fácilmente hacer suya la idea, publicarla, reenviarla y comentarla. 

En Internet, pues, lo bueno, si breve (y abierto), dos veces bueno. Y en estas dos características podría radicar el éxito del 'explosivo' y viral Twitter.

Y es por todo ello que la autora transforma el conocido "Keep It Simple, Stupid" en "Keep it Simple, Keep it Open".

¿Ha quedado claro?

Espero que, al menos, haya quedado simple, breve y abierto a comentarios :)