lunes, 3 de octubre de 2011

De cerebros e imágenes digitales

Siempre me han llamado la atención, quizá por mi pasado relacionado con el diseño orientado a objetos, los patrones de diseño, es decir, el uso de soluciones similares para problemas más o menos diversos.

Es difícil establecer la frontera que separa el puro parecido casual, que raya casi en la metáfora, con el paralelismo real en el diseño de soluciones. Sin embargo, creo que alguna significación subyacente, más o menos velada, tienen estos paralelismos.

Los formatos de imágenes digitales, los que se almacenan en ordenadores y se transmiten por Internet, siguen dos grandes modelos.
Uno es el modelo bitmap en que se divide la imagen en una cudrícula y cada uno de cuyos puntos es lo que se denomina un píxel. En los formatos tipos bitmap lo que se representa es esa cuadrícula de puntos. Un ejemplo paradigmático de este formato son los ficheros BMP.

El otro modelo es el denominado vectorial. En el modelo vectorial no se almacena puntos sino las instrucciones para reconsturi el dibujo. Algo así como: 'dibuja una circunferencia con centro en X,Y, radio Z, grosor H y color C'. De tipo vectorial son, por ejemplo, los venerables ficheros DWG o DXF de Autocad.

Antonio Damasio, en su libro 'Y el cerebro creó al hombre' nos habla de dos formas en que el cerebro almacena la información que recibe del exterior.

Una de ellas son las imágenes, los mapas, representaciones más o menos analógicas de las señales que reciben.

La otra forma de almacenamiento son lo que denomina las disposiciones, es decir, la información necesaria para cuando se necesite y siguiendo las leyes pertinente, reconstruir realmente las sensaciones o información original.

Cuando leí estas ideas, especialmente cuando accedí al concepto de disposiciones, no pude evitar recordar los modelos de almacenamiento de imágenes digitales. La idea de las disposiciones me recordó inmediatamente los formatos vectoriales y, a partir de ahí, fue casi inmediato establecer el mismo paralelismo entre el formato bitmap y las imágenes.

¿Es significativo este paralelismo, esta similitud del patrón de solución para el almacenamiento de información diversa? ¿Pudiera ser que el propio funcionamiento de nuestro cerebro nos hubiese guiado subrepticiamente en la elección de la solución para imágenes digitales? ¿Pudiera ser que Antonio Damasio se hubiese visto influido de alguna forma en su interpretación del funcionamiento del cerebro por las soluciones empleadas en las tecnologías de la información para codificar imágenes? ¿Pudiera ser que, realmente, los dos patrones vistos, las imágenes/bitmps frente a disposiciones/vectorial fuesen efectivamente las alternativas razonables al problema del almacenamiento de información compleja? ¿O pudiera ser, por el contrario, que ese presunto paralelismo no sea realmente significativo y sólo sea fruto de la casualidad o de la imaginación del que esto escribe?

No estoy seguro, pero yo diría que no puede ser del todo casual, que alguna significación sí que tiene el paralelismo, el patrón que relaciona a cerebros e imágenes digitales.