lunes, 22 de agosto de 2011

La autenticidad como estrategia de comunicación y de marca

Es, en el fondo, uno de los caracteres definitorios desde un punto de vista psicológico y sociológico de todo el movimiento 2.0, más allá de tecnologías y herramientas: el renacer del humanismo y los valores éticos entre los que la autenticidad, la imagen real y honesta que se transmite en los medios sociales o en vivo, tanto por personas como por empresas.

Andrés Pérez Ortega, en su libro 'Expertología' nos lo recuerda y aconseja a propósito de las comunicaciones en público. Así, hablando de presentaciones, nos dice:

"Las mejores presentaciones son las que son auténticas. Las que expresan lo que sientes. Para conseguir dejar una huella profunda, debes ser capaz de transmitir tu visión mental del mundo, el conjunto de tus valores."

Tres son, creo, los elementos que, de forma explícita o implícita, se recogen en este párrafo y que, en efecto, caracterizan una buena comunicación y, de hecho, cada vez se observan más en los buenos oradores o se recogen como consejos en cursos sobre comunicación:

En primer lugar, la importancia de introducir en las presentaciones elementos humanos, de cercanía, de distensión. La estrategia más sencilla, pero creo que más compleja y menos profunda es el recurrir al humor...un truco ya antiguo pero creo que no muy potente.

En segundo lugar, la tendencia a que esos toques humanos tengan cada vez más un carácter personal e incluso ético. Historias personales o, si el orador se atreve, sentimientos personales o valores, son armas muy poderosas de captación del interés y dejar memoria en cualquier tipo de presentación, ponencia o discurso.

En tercer lugar, lo que de forma más explícita se recoge en la afirmación de Andrés Pérez: la autenticidad. Esos rasgos humanos, esos sentimientos o esos valores deben ser auténticos. No son aceptables ni la falsedad ni la artificiosidad. Ambas son detectables y ambas descalifican al discurso y, sobre todo, al orador.

El humanismo y la autenticidad son pues, ingredientes valiosos y estrategias poderosas en la comunicación y, por ende, en la construcción de la marca personal.