miércoles, 23 de noviembre de 2016

Caridad sostenible: en pos de un emprendimiento social transformador

Es una idea que me ronda por la cabeza desde hace meses, puede que incluso uno o dos años: la caridad sostenible. Así se me ha ocurrido llamarla.

Aunque, realmente, no es exactamente eso, no es exactamente caridad. Quizá fuese mejor denominarla con un término que no me he inventado yo: negocio social. Pero como fuere que no estoy seguro de estar hablando de lo mismo, mantengo por el momento 'mi' término: caridad sostenible.

Básicamente, la caridad sostenible se fundamenta en estas dos ideas que creo fáciles de entender:

  • La acción social o caritativa se debe dirigir con técnicas de gestión empresarial, teniendo en cuenta la eficacia, la eficiencia e, incluso, los beneficios, ya se reinviertan éstos de nuevo en la acción social o se devuelvan a posibles accionistas en forma de dividendo.

  • El dinero y recursos dedicados a esta acción deben estar más orientados hacia el CAPEX (inversión) que hacia el OPEX (gasto) o, lo que en el fondo ésto quiere decir, menos medidas paliativas y más acción transformadora.

Problemas políticos y culturales aparte, creo que una caridad realmente eficaz, una que realmente aspire a cambiar el mundo para mejor y que pretenda que esa nueva realidad más justa y humana se mantenga en el tiempo, debe seguir criterios económicos, por más frío y casi contradictorio que ésto pueda parecer.

De lo contrario, nos encontramos ante un sumidero sin fin de recursos sin resultados realmente reseñables... y eso, simplemente, no se pude sostener...

De momento es un esbozo de idea, mucho más fácil, evidentemente, de definir que de llevar a cabo... pero creo que 'no hay otra'.

Hace unos meses, me preparé una pequeña presentación que intentaba definir un poco la idea. Realmente, y a fuer de sinceros, lo hice como ejercicio...para una clase de Inglés...pero la idea estaba bien explicada, creo. Reproduzco abajo esa presentación:



La presentación no es del todo autoexplicativa pero, tras la introducción hecha más arriba, dejo a la imaginación del lector imaginar el discurso que hay detrás.

Lo que me ha llamado la atención y me ha animado a escribir este post ha sido contemplar hace un par de días la TED Talk que a cargo del gran Michael Porter, el gurú de la estrategia, el inventor de las estrategias competitivas fundamentales, el modelo de las cinco fuerzas o la cadena de valor nos habla, no exactamente de lo mismo...pero sí bastante parecido: de la necesidad y la posibilidad de que las empresas, los negocios, generen beneficio a partir del negocio social.

Esta es la TED Talk a que me refiero en que Porter aboga por dejar que las empresas resuelvan los problemas sociales:



Y, aunque es cierto que Porter no me parece demasiado claro en su propuesta, no dejo de decirme que si nada menos que Michael Porter ha pensado algo parecido a mi idea de caridad sostenible, ésta no no debe ser una ocurrencia tan disparatada y que si, además, tampoco él se explica con demasiada claridad a la hora de definir cómo se lleva a cabo, debe ser que, aunque la idea es prometedora, precisa aún de desarrollo...

Desde luego, si la idea es factible, pocas cosas hay que merezcan más la pena...