lunes, 12 de septiembre de 2016

Tres metáforas del running para la gestión empresarial

Me encuentro leyendo 'Shoe Dog', el libro donde Phil Knight, fundador y CEO de Nike, cuenta su historia y la de su empresa.

No por casualidad, Phil es un 'runner', un aficionado de los de verdad a correr. Y probablemente, tampoco sea casual, aunque tampoco declaradamente intencionado, que algunas de las frases que dice sobre el 'running' puedan actuar como metáforas sobre la mejor forma de comportarnos en la empresa y el mundo profesional.

Entresaco tres.


Metáfora 1: iniciativa, liderazgo

Every runner knows this. You run and run, mile after mile, and you never quite know why. You tell yourself that you're running toward some goal, chasing some rush, but really you run because the alternative, stopping, scares you to death.

¿Qué nos motiva de verdad? ¿Qué nos impulsa a mejorar? ¿Y a liderar? Podemos buscar muchas explicaciones y justificaciones externas, pero como se suele decir, la motivación verdadera viene de dentro, nace de nuestro interior... y muchas veces no sabemos muy bien por qué. Quizá, como al corredor le asusta parar, a todos nosotros nos asuste dejar de ser quienes somos, dejar movernos por nuestros principios o aspiraciones. 

Metáfora 2: innovación, asunción de riesgos

Every runner understands this. Front runners always work the hardest, and risk the most.

Así es. Si para el corredor ir por delante del grupo le supone enfrentarse al viento en contra y no poder ver con claridad los ataques de sus oponentes, en el mundo empresarial ir por delante, ser innovador, supone un esfuerzo adicional, el desarrollo del nuevo concepto, la creación de un mercado, y, por tanto, la asunción de un riesgo. ¿Compensa?


Metáfora 3: indicadores y KPIs

Running track gives you a fierce respect for the numbers, because you are what the numbers say you are, nothing more, nothing less.

El runner está pendiente de las distancias, de su ritmo por kilómetro, sus pulsaciones, sus marcas... y éstas se comparan con las de sus rivales. Un mundo mensurable y objetivo. Aparentemente desapasionado. Igualmente, las empresas viven pendientes de objetivos, de indicadores, de KPIs... Aparentemente objetivo y desapasionado.

¿Seguro?

Hay pasión en el running y pasión en la empresa. Nos lo dicen la metáfora 1 y la 2. Los indicadores son una medida, importante, sí, pero ¿cómo medir la pasión? ¿cómo la iniciativa y el esfuerzo que impulsa a ser mejores, más competitivos, más innovadores?

*****

Tal vez sólo sean metáforas. Tal vez sean forzadas. Tal vez la pasión de Phil Knight por el 'running' y por su empresa, Nike, le traicionen de manera inconsciente.

O tal vez no.

Por si acaso, corramos...