lunes, 8 de agosto de 2016

Los retos de blockchain para convertirse en una tecnología dominante

Durante los últimos artículos, y durante gran parte del contenido del libro 'Blockchain revolution' de Don Tapscott y Alex Tapscott, se ven no sólo el funcionamiento, sino principalmente las capacidades, aportaciones y ventajas de esta tecnología.

Sin embargo, blockchain aún no está completamente maduro para su uso masivo y tiene algunos riesgos adicionales o retos a superar si aspira a alcanzar todos los beneficios que se le suponen, convertirse en una red de uso generalizado y transformar diferentes sectores y la propia economía.

En el penúltimo capítulo de su libro los autores repasan los diez retos y dificultades principales, que resultan ser éstos:

1.- La tecnología aún no está preparada para su generalización

Aunque la tecnología en sus fundamentos está desarrollada y funciona, aún adolece de carencias de cara a convertirse en una tecnología generalizada y masiva. Por ejemplo, aún se encuentra distribuida de manera no uniforme, o no soportaría la carga transaccional de la seguridad a gran escala. Tampoco está fácilmente accesible para el público general,  debido a falta de soporte para los 'wallet', el uso complejo, etc. Además, la red tiene una alta latencia. En fin, existen una serie de problemas de naturaleza técnica que tiene que resolver para funcionamiento en gran escala.

2.- La energía consumida no es sostenible

 Ya vimos en el post anterior, que la red blockchain consume muchísima energía, lo cual no permite que sea sostenible a gran escala tal y como se encuentra hoy en día. Ya se trabaja en soluciones de mucho menor consumo (por ejemplo, mediante la implementación de chips especializados, ASICs)...pero aún no están completamente disponibles.

3.- El papel de los gobiernos

No existe un marco regulador claro...ni consenso sobre la necesidad de su existencia...

4.- El poder de los incumbentes

 que podrían intentar apropiarse de blockchain restándole apertura o, por el contrario, usar lobbys para frenar su expansión.

5.- Incentivos inadecuados para una colaboración distribuida masiva

Un 'miner', un nodo distribuido de blockchain, no es 'barato' de mantener. El consumo computacional es importante. A medida que, por ejemplo, en el blockchain que hay detrás de  bitcoin, se acuñen menos bitcoins como recompensa al trabajo, el incentivo para mantenerse en la red disminuye. Es preciso encontrar un esquema en que 'valga la pena' mantener un ordenador en la red si se quiere mantener como una red distribuida sin un poder central.

6.- Blockchain puede destruir empleo

 Blockchain, como ya se ha visto en otros artículos, introduce una importante automatización. Por ello, y como ocurre con todas las tecnologías de automatización, acaba destruyendo empleo aunque la expectativa es que, si por un lado se destruye empleo, por otro se crean nuevas actividades y oportunidades.

7.- El gobierno de los protocolos

no estando claro el esquema de futuro. Por un lado, parte del interés de blockchain es la ausencia de una autoridad central. Por otro, parece necesario algún tipo de regulación y coordinación de forma similar a como, para regular el uso de Internet, existe ICANN, para mantener le orden y la dirección de evolución de la red.

8.- Los agentes autónomos distribuidos o el poder de las máquinas

Se trata de la posibilidad y el peligro de que exista software realizando acciones sobre la red de blockchain y que éste software, mediante uso de inteligencia artificial, sea tanto autónomo como inteligente. Si esto proliferase, las 'maquinas' podrían 'tomar el control' de la red. Quizá parezca un escenario de ciencia-ficcion pero es un debate que cada vez se abre en más y más áreas de la tecnología, no sólo blockchain.

9.- El gran hermano

Dado que blockchain deja traza indefinidamente de todas las transacciones, existe una amenaza para la privacidad si alguien tiene la capacidad y la intención de usar esta traza inadecuadamente.

10.- Los criminales lo van a usar

Como cualquier otra tecnología, blockchain es éticamente neutral, no es buena ni mala en sí misma. Hemos visto en atículos anteriores grandes beneficios de su uso correcto, pero 'los malos', gobiernos autoritarios, delincuentes, terroristas, etc también pueden intentar utilizarla con intenciones indeseables. No es un problema específico de blockchain...pero no deja de estar ahí...

***

No vamos a asustarnos. Toda tecnología emergente tiene sus defectos, y toda tecnología, emergente o no, trae consigo riesgos y amenazas. Sin embargo, da la impresión de que Blockchain se encuentra en un punto de inflexión y de que resuelvan algunas de sus carencias técnicas por un lado y se de respuesta adecuada a las de orden más organizativo, legal o social por otro, puede depender su éxito y su capacidad efectiva para transformar la economía y alcanzar su promesa.