miércoles, 4 de noviembre de 2015

Lo que enseñan los baños japoneses acerca de las presentaciones en público

Garr Reynolds es un conocido consultor en materia de comunicación, un consultor que, influido e inspirado, supongo, por el hecho de vivir en Japón, intenta aplicar principios de la vida tradicional japonesa al mundo de la comunicación y las presentaciones, cosa que ha demostrado, por ejemplo, en su bestseller 'Presentation Zen'.

En su último libro hasta el momento, 'The naked presenter' (el presentador desnudo), toma como metáfora e inspiración la costumbre japonesa del 'ofuro', un baño  que se comparte incluso con colegas del trabajo.

Garr Reynolds identifica siete elementos de estos baños que aplican a las presentaciones.

¿Cuáles?

  • Tienes que prepararte antes. En el ofuro hay que lavarse previamente, en las presentaciones prepararse completamente.

  • Tienes que ir completamente desnudo. En el caso del baño es evidente. En el caso de las presentaciones se trata de eliminar lo accesorio y mostrar lo importante, compartiendo ideas de forma que se conecte con la audiencia

  • Se deben eliminar las barreras y máscaras. En el caso del baño, eliminar las ropas es una forma de eliminar barreras. En el caso de las presentaciones se trata de simplificar e incluso eliminar medios como las trasparencias.

  • Estás completamente expuesto. En el caso del baño generalmente en exteriores a bajas temperaturas. En las presentaciones eliminando preocupaciones y dudas y siendo transparente e incluso vulnerable.

  • Estar al mismo nivel que los demás. En el baño porque no es observable la jerarquía o el status. En las presentaciones, haciéndolas más parecidas a una conversación que a una lección y siendo claro, honesto y abierto.

  • Debes ser cuidadoso con el tiempo. No se puede estar mucho tiempo en el agua caliente. Igualmente, en las presentaciones se debe ser muy cuidadoso y frugal con el tiempo de la audiencia.

  • Te sientes fenomenal al terminar. El baño calienta el cuerpo y llena de energía el alma. Tras una presentación importante uno se siente inspirado y reforzado.
¿Qué te parece la idea?

¿Nos damos un baño?