viernes, 3 de enero de 2014

La belleza de la tecnología

La tecnología, vista desde fuera, vista como usuarios, es atractiva.

Sin embargo, producir tecnología no siempre es tan bonito, tan espectacular, tan atractivo.

La disciplina de la automática, y en concreto del control por computador, es una disciplina compleja, llena de conceptos abstractos y complejos, plagada de matemáticas y ecuaciones. Su estudio es arduo y difícil... y lo puedo afirmar basado en experiencia propia, ya que la automática es, precisamente, mi especialidad (a nivel de estudios) dentro de la ingeniería.

En ocasiones, las ecuaciones paracen ocultar lo que se pretende realmente conseguir y ensombrecen parcialmente el atractivo que se le supone a la tecnología.

¡Ah! Pero cuando se ven los resultados... cuando el fruto del estudio, el análisis, el diseño, el esfuerzo, se plasma en una realidad que obedece nuestros pensamientos e intenciones... entonces sí que se produce la magia que nos reconcilia y nos recuerda por qué amamos la tecnología.

Eso es lo que me ha hecho pensar la siguiente demostración / charla sobre quadcopters, un tipo especial de los últimamente tan famosos drones, los vehículos aéreos no triuplados.

El presentador, Rafaello D'Andrea, no nos oculta que por detrás de lo que vemos existen modelos y ecuaciones. No sólo no lo oculta sino que lo explicita y explica de forma muy sencilla y pedagógica. Pero, sin embargo, lo que vemos es el producto final de esos modelos y ecuaciones, unos quadcopters en funcionamiento ¡y qué funcionamiento!. Nos explican el truco...pero vemos la magia.

Invito a ver la demostración:



Y una vez vista, conteste el lector: ¿No es bella la tecnología?