miércoles, 17 de abril de 2013

Intranet versus Internet: una paradoja

Nunca me había parado a pensarlo hasta que lo vi comentado en el libro 'Enterprise 2.0' de Andrew McAfee: es más difícil encontrar contenidos en la Intranet de tu compañía que en Internet.

Es un fenómeno que el propio McAfee ha comprobado y que así nos cuenta:

I start many of my speeches and presentations by asking people to raise their hands if it's easier for them to find what they want on their company's intranet that it is on the public Internet. Very few people have ever raised hands.

¿Cómo se explica esto?

Pues por los enlaces y por el agoritmo de los buscadores, muy especialmente Google.

Como es bien sabido, dentro del misterioso y cambiante algoritmo de Google juega un papel relevante el conocido como PageRank, es decir, un nivel de relevancia que se asigna a las páginas con base al número de enlaces entrantes que tiene y la calidad (importancia) de los sitios desde los que es enlazado.

Este mecanismo funciona asombrosamente bien en Internet, donde hay millones y millones de usuarios, millones y millones de sitios y por tanto una enorme maraña de enlaces entre sitios, una maraña de la que Google saca partido para asignar, con gran acierto, la relevancia de los sitios y situar los más relevantes en los primeros resultados de la búsqueda.

¿Qué sucede con las Intranets?

Pues, simplemente, que no se dan las condiciones. Las intranets tienes muy pocos sitios, pocos usuarios, pocos enlaces... y una cierta directriz de contenidos que pre-establece dichos enlaces que, por tanto, no pueden funcionar como 'votos' válidos en el PageRank. Eso prácticamente anula el algoritmo del buscador y nos deja en manos de una navegación que depende ya o del conocimiento de la estructura de la Intranet o de la usabilidad y claridad de la navegación.

Con esto se produce la paradoja: es mucho más difícil encontrar contenidos en una Intranet que en la Internet pública.

Paradójico pero explicable y que, además, parece coincidir con nuestra experiencia real. 

¿ O no?