miércoles, 19 de diciembre de 2012

'Just manage it': una receta y dos buenas razones para startups.

La literatura sobre emprendedores y sobre líderes innovadores, en especial en el sector tecnológico, tiende dibujarnos a unos héroes visionarios, carismáticos, persistentes... y anárquicos.

La narratividad que acompaña a sus biografías se complace en su arrojo y su carácter...pero nos habla muy poco de estrategia, de su metodología y de su rigor.

Se trata posiblemente de mera ilusión. 

En el emprendimiento, como en toda actividad difícil, existe la inspiración, pero también mucho trabajo, mucha dedicación, metodología y persistencia, aunque eso suene menos atractivo.

Al principio de su libro 'The lean startup', Eric Ries, concentra en dos los motivos que explican el fracaso de muchas startups.

La primera es la falta de un plan, una estrategia y un estudio de mercado.

La segunda es que, tras ver cómo fracasan otras startups utilizando metodologías tradicionales de 'management', asumen algo así como que todo vale con esfuerzo y, como dice el propio Ries, adoptan una escuela de pensamiento del tipo 'Just do it', todo visión y voluntad, nada de análisis y rigor.

Eric Ries apuesta, por el contrario, por una gestión científica de la innovación y el emprendimiento. Afirma, de hecho, que su metodo se basa en el afamado Lean Management surgido a partir de la experiencia de Toyota.

Podríamos decir que Ries apuesta, en realidad por la receta del 'Just manage it'.

Y si nos daba dos razones para explicar las razones del fracaso de startups, son mucho mejores las dos razones que nos da para seguir este método y obtener el éxito en el mercado.

La primera:
Most people think of process and management as boring and dull, whereas startups are dynamic and exciting. But what is actually exciting is to see startups succeed and change the world.

Y la segunda:
The passion, energy, and vision the people bring to these new ventures are resources too precious to waste.

Buen método seguramente, pero, desde luego, dos excelentes razones para valorarlo.