miércoles, 4 de abril de 2012

Interés tecnológico versus interés social

Todo aquel interesado en la tecnología puede caer en la tentación de convertirla en un objetivo en sí misma. La tecnología, como muchas otras actividades humanas, es adictiva para ciertos colectivos.

La tecnología es atractiva, y la innovación tecnológica aún más. 

Y no hay nada de malo, sino todo lo contrario, en una cierta adicción entendida como interés, como curiosidad, como pasión, como motor que impulsa el aprendizaje, el descubrimiento, el esfuerzo y la dedicación.

Sin embargo, cuando olvidamos la filias personales, cuando tomamos una cierta perspectiva e intentamos entender la utilidad de una tecnología para la sociedad en su conjunto, probablemente debamos admitir, en primer lugar, que no todas las innovaciones y tecnologías aportan valor a la sociedad y, en segundo término, que las tecnologías suelen aportar mayor valor cuando comienzan a madurar y cuando comienzan a ser adoptadas masivamente, momento en el cual, sin embargo, y paradójicamente, comienza a perderse parte del vértigo inicial, cuando la innovación comienza  dejar de ser tal y cuando la tecnología pierde parte de la emoción primera.

Esta idea la encuentro recogida, bien es cierto que de forma colateral, en la charla que Clay Shirky dedicaba en 2009 en el ámbito de una conferencia TED a social media y su influencia en la historia. En un momento de su disertación Shirky afirma:

"These tools don't get socially interesting until they get technologically boring."

Una forma muy compacta y acertada de resumir esa relación entre tecnología y valor social.

No debe esta relación, en cierto sentido antagónica, entre interés tecnológico e interés social desanimarnos, sino todo lo contrario. La madurez y la adopción de las tecnologías, su utilidad social, son, en el fondo, el punto culminante de la innovación y su objetivo último. Es el éxito final.

El éxito...y la puerta que se abre para comenzar a dedicar el esfuerzo, el talento y la pasión a nuevos ámbitos y nuevas tecnologías.

PS: Dado su interés, más allá del razonamiento de este artículo, adjunto el vídeo con la charla completa de Clay Shirky.